portada del disco Y Punkto!

Tras el largo duración en directo desde el Bilborock “Inoxidable” (Zero, 1999) y el sencillo dedicado al centenario del Athletic de Bilbao, es éste el segundo disco con la discográfica Zero. Se repite asimismo el productor: Luis A. Ruiz.

Primer disco de estudio con Tonino a la voz. Precisamente la estabilidad en la posición ante el micrófono se nota, y queda bastante cuerpos por encima de “Asako Pako!” (Gor, 1995).

Tras la melodía del NODO como intro, dos primeras canciones con guitarras muy frescas, para facturar muy buen punk-rock. Tanto “Viejo Siglo XXI” como “El parau” parecen guardar ciertas conexiones con el punk foráneo: así, en la primera, muy vigorosa, uno de los mejores temas del disco, uno creería notar aires de Stiff Little Fingers, mientras que en la segunda, no es descabellado pensar en el “Do anything you wanna do” de Eddie & The Hot Rods. Además, “El parau” tiene muy buena letra, con el punto de mira en la realidad social. Creemos en la farsa electoral, vamos de “pringaos” y por tanto nos merecemos el trabajo sumergido y las miserias que nos reservan desde arriba.

Nuestro día llegará” cambia un poco el tono. Buscando comparaciones, las guitarras suenan más a Stooges. Con “Joxemari” la banda cumple la cuota de temas en euskera con los que suele despachar todos sus trabajos. Coros femeninos en una buena canción. “Derrama whisky” y “Pregúntale al general” tienen aire de rock de western. Con la primera, el ritmo es aceleradísimo, mientras que la segunda tiene un comienzo insinuante, que se vuelve a mil en breve. Termina en clave dub. Resulta muy interesante, aunque eso sí, quizás atípica para un tema de M.C.D.

También parecen interconectadas “El fallo” y “El tercer ojo”. Comparten un ambiente de pachanga, incluso ska (nuevo en la banda) con aromas de los Clash de “Wrong’Em Boyo” (en “El tercer ojo” además, la analogía con los ingleses es más evidente aún en los coros del estribillo suenan). Lo del fallo se refiere a la decisión final del personaje de la canción, que termina trabajando de policía con insignia. Algo así como “Era un hombre y ahora es poli” de La Polla Records.

Rock poderoso, casi metalero, en “Todo sigue igual”, que con letra más que decente, canta a eso, a que a pesar de todo, nada cambia, ni en las modas musicales estúpidas, ni en la sociedad… del mismo tono desesperanzado es “Esbirro”. Triste futuro. Callar y obedecer al que manda. Contra la poli, pero en un tono bastante amable. Sin exabruptos, y eso que se menciona el triste futuro, el de dar por el culo. Interesante combinación entre letra contestataria y música y modos que no tienen por qué “raspar” necesariamente. El estribillo con frenada de la batería en plan funk de “Versión oficial” da paso a las guitarras hardcore galopantes de “Imbécil”.

El ritmo de la rotaflex” es muy buena canción. Podría pasar por versión alternativa de “C.I.D.” del que ya hicieran versión en “Jódete” (Basati Diskak, 1988). Punk-rock clásico.

La catorce va de eso, de los problemas y calenturas que acarrea dicha edad. Sonido de dibujos animados. Calores de juventud. “Te quiero, te amo, pero lo hago con la mano”. También La Polla Records cantó “Cinco contra el calvo”. El disco termina con un buen tema en directo “No van a esperar” y una versión lenta de “Entre borrachos”.

No es un mal trabajo, aunque conviene encararlo sabiendo que no son los M.C.D. que grabaron sus tres primeros discos. Han cambiado los componentes (y cambiaron aún más justo después de su edición ya que Neil y Joakin se fueron) y además les apetece hacer una música algo diferente. Nada que objetar.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies