portada del disco What a Lovely Day Today

Tras un debut tan impresionante como discreto en repercusión, Bigott vuelve a la carga con toda una sacudida como "What a Lovely Day Today" (Biggot / Grabaciones en el Mar), y con Javier Vicente, Andrés Perruca, Clara Carnicer, Paco Loco y Jesse James en el clan.

Si el anterior destilaba melancolía y hastío, este contiene canciones mucho más enérgicas y vibrantes, como "Little Octopussy" o como "Aqaba" y su psicodelia desatada de guitarras enloquecidas. Toda una estampida que lo acercan a lo experimental de Nick Cave con lo más rockero del mismo (Grinderman), finalizando con una nana consoladora que nos recuerda que todo ha sido un mal sueño. Lo mismo ocurre en la jazzística "Mary Monky", con ese genial y abrupto cambio de ritmo en que un grito desgarrador y un teclado demente nos despiertan de nuestra terrible inconsciencia envueltos en un hedor a whisky.

Pero congoja le queda y un rato al bueno de Bigott, como en la preciosa "Cochino bravo", o la ensoñadora "What a lovely day", canción de despedida que, como toda despedida, es preludio de una bienvenida. Así, pronto Bigott se va con los Byrds a beber algo calentito y, acompañado de sus nuevos amigos se van al galope en caravana, sólo que en lugar de ir cabalgando por la América Profunda, lo hacen, armónica incluida, por los parajes más desérticos de Monegros en "Chirilo-lai-lo".

Carga la bala en "Dirty Patrick" a lo Barry White, pero lo que nos dispara no es una flecha a nuestros corazones, sino una bala de peyote a quemarropa. Se hace aliado de los gatos solitarios e independientes, pero huidizos y desconfiados, de esos que maúllan su miedo en la fría noche. Tira del sentido del humor e ironía al más puro estilo El Niño Gusano en "Moneria" y sus divertidos coros.

Se va con Lou Reed y su hombre a cazar dulces pajarillos en "The Singer Morning", también con Devendra Banhart y Grupo de Expertos Solynieve a buscar a "Marietta Miculetta".

En "Hawaii Esquimal", la más Migala del lote (incluso algo planetera), con un desarrollo post-rock que no puede más que recordar a grandísimos momentos de esta banda como "Lecciones de vuelo con Matthias Rust" o "Arde" nos logra emocionar como él sólo sabe.

Y si Poch daba rienda suelta a sus desvaríos en clave de funk, Bigott hace lo propio en "Gigolo's Barbies" y con un silbidito nos vuelve a encandilar en "Mi preciosa flor".

Un disco valiente, de bella factura, diferente, renovador y, sobre todo, muy bueno. De esos que de vez en cuando salen en nuestro panorama español y, por supuesto, casi todo el mundo ignora. Si "Vamos a morir", pues que asi sea, dulcemente y con un whisky solo. Viva Bigott.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Martarosmary
Martarosmary
13 abril, 2014 at 17:49

Aluciné viendo a Bigott en directo en Copérnico la semana pasada.
Aquí os pongo ésto que fué la leche:
http://youtu.be/n7M14aXa3xQ
http://youtu.be/NVHjOGwxDVk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies