portada del disco Volve a Canción Protesta

Oh! Ayatollah debutan en formato largo con este trabajo producido por Hevi (Malandrómeda, Fluzo) en Laboratorio Soyuz, quien se anima tocar el sintetizador y programar la base de “Case todo é o que parece”. De la masterización se encarga Cem Oral en Jammin' Masters (Berlín).

Nos decía el otro día un colega que Hevi es el mayor artista que hubo nunca en Galicia, y la verdad es que tiene razón. No es por quitarle mérito a gente como Castelao, Alfonso X o David Vidal, pero el Hevi es insuperable. Es un frontman brutal, aparte de un letrista con una sensibilidad que no le conocemos a casi nadie, pero su trabajo como productor es también fantástico, y ahí creemos que no está todo el valorado que debería. Nuestro disco sola como los discos que a nosotros nos gustan, ¿y por qué? Porque trabajamos con Hevi, de eso no tenemos duda ninguna. Parece que le estamos haciendo la pelota o intentando vendérselo a la gente, pero ni mucho menos. Hevi es un genio, y quiera los dice que dure 200 años. Hablaríamos bien de él aunque no nos tuviera bajo amenaza de muerte para que hablemos bien de él”.

Con respecto al título del disco afirman que “en nuestras canciones hay mucho de protesta: ante lo pocas, cortas y decepcionantes que son las fiestas a las que vamos, ante lo inhumanos que son a veces nuestros amigos, ante cómo funciona el amor... protestamos contra el mundo en general, aunque somos más optimistas del que poda parecer. Por protestar que no quede, pero siempre pasándolo bien, si no vamos a acabar todos siendo unos amargados y eso no mola demasiado”.

Nos encontramos con un pop fresco y  entusiasta con una cara nihilista o cruda y realista. Todo ello armando a base de estribillos y melodías directas y efectivas, aires lo-fi, sintetizadores y coros 60’s… “Un día se nos ocurrió comparar nuestras letras con Seinfeld, pero vale igual cualquier otra sitcom que se le ocurra al lector. Nuestras canciones tratan de la vida y de lo que en ella encontramos a diario: amor, violencia, tristeza, alegría, fútbol, política, sexo, chistes de Eugenio…”.

Abre el pop cargado de frescura de “Pablo Callejo”, efervescencia pop con ecos de The Homens y una letra de amor incondicional efectiva… “Cando non podas durmir e teñas medo, sabes ben que estou aquí, estou esperto / podemos falar e rir, e que importa o resto? / I é que cando ti estás aquí todo é perfecto / A xente fala moito e mal de ti, e tamén o entendo /que nunca ha saír o sol pa quen non queira velo / pero xa se podía pudrir o mundo enteiro / que se ti estás xunto a min, todo é perfecto”.

Os Quinindiolas, la banda de Xelís de Toro, Fran Pérez ‘Narf’ y Pepe Sendón; cantaban aquello de “Un home animal” conjugando funk, rock y hip hop. Oh! Ayatollah mantienen el discurso en “Animal” -“Eu son un animal, son un porco, e a veces son un can”-, a base de guitarras lo-fi y coros 60’s.

Hay medios tiempos que terminan explosionando para superar los siete minutos –“Venganza”-, odio social con perlas como “Os meus amigos danme asco e levo días sen un can / menos mal que son dos pobres e aínda me podo queixar” –“Case todo é o que parece”- y guitarras incisivas –“Desaparecer”-.

Destacar “Ei ei”, un corte frenético y festivo que eleva el listón tras una serie de cortes que dejan un poco a medias. También merecen mención la intimista “Familia política” y la homónima “Volve a canción protesta”.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies