portada del disco Viva la Música

He de reconocer que cuando Joël me habló de Internet 2 me esperaba cualquier otra cosa. Tampoco sé muy bien el qué, pero cualquier otra cosa. Casi me quedo igual que la primera vez que vi en directo a Jamie Lidell en La Casa Encendida en pijama con unas margaritas de cartón (él, no yo).

Y es que ante la primera escucha de este "Viva la Música" (Producciones Doradas, 2009) uno necesita reflexionar ante lo que estamos asistiendo (ya ni digo al presenciar en vivo y en directo la performance llevada a cabo por Carlos Carbonell). Y la reflexión es clara: "Viva la Música" es, ante todo, una celebración en forma de homenaje a la música popular. Un collage enérgico y cargado de vitalidad, cromático y visual, cinematográfico (la imponente "Sardana"), e infantil (¡esto si que es toy-folk!) que bebe tanto de las canciones populares de toda la vida ("Ton tin" podría ser un "Anton pirulero" actual, la ya mencionada "Sardana", incluso el guiño a Paco Pil y su "Viva la fiesta" en "El himno de la biosfera terrestre" -¿hay acaso algo más popular que el bakalao valenciano?-), como de los dibujos animados pero de los antigüos, los que se movían rápido y atropelladamente, de la curiosidad y vivacidad de los ojos de un crío que descubre los insectos, los colores, los sonidos, y corre, grita, ríe a carcajadas, salta, cae y... también llora: la amargura de "Camp de l'harpa" tiene la tristeza de la lágrima de un niño.

Alternativo y experimental, escapa del circuito más arty y underground del underground debido a su innegable carácter pop. Mi obsesión ochentera me lleva a recoger retazos de los vientos de Roxy Music, e incluso del "I just can't get enough" de Depeche Mode en "Dar penita", pero también de Mogwai en la ya citada "Camp de l'harpa", incluso del dub en "DJ turbofiesta" de la mano de Mr.Oizo y su "Flat beat". Si, Carlos demuestra que desde la experimentalidad es capaz de hacer buenas canciones pop. Sin ir más lejos "Loca academia de policía francesa" la podrían perfectamente firmar Architecture in Helsinki.

El álbum no es fácil. El álbum necesita unas cuantas (bastantes) escuchas. Pero es muy bueno y pronto te descubrirás cantando y tarareando las canciones. Hay que pintar, colorear y recortar de vez en cuando dejando al lado las calculadoras, por ello estas marcianadas son de agradecer. Por tanto, mis gracias en primer lugar a Carlos Carbonell, y en segundo lugar a Producciones Doradas.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies