portada del disco Viva

La Massiel más cachonda, desinhibida y provocadora se asoma a este LP, donde ya desde el título quiere lanzar un mentís a los que la daban por muerta musicalmente. El triunfo, como casi siempre, le va a llegar más por vía single,“Lady Veneno / Viva” (Explosión, 1975), que por el LP completo.

Creo haber incurrido en el error de frivolizar en el párrafo anterior con el contenido de este disco, pues si abundan las canciones de feminismo mordaz, también hay otras cargadas de sensibilidad e incluso de romanticismo bien entendido, caso del tema que da título a todo el álbum, o la magnífica sencillez de “Necesito silencio”, o la piel sabia de “Sabes tanto de mí”. No es casualidad que la cantante haya dicho alguna vez que este es el LP del que se siente más satisfecha, aunque personalmente encuentro algún tema que desmerece el resto: “De madrugada”o la insípida “Te haré un lecho de algas”.

Todo el disco queda un tanto mediatizado por esa “Lady Veneno”, esa que comienza: “Yo tuve tres maridos y a los tres envenené”. Un tango irónico en el que adopta giros vocales de cupletista y una letra realmente humorística. No es el único ramalazo del género, pues ahí están esas “golfas de alpargata cucharitas de plata, schichis de pedigrée”, a las que pone en solfa Massiel autoconvertida en La Flor de Chamberí. Cabaret europeo con olor a charleston para “El chisgarabís” y “Soy la mujer”.

No todo van a ser elogios; en el debe hay que colocar el coro femenino que la acompaña en varias de las canciones y que unen a unas voces en ocasiones poco agradables, una enfermiza tendencia al desafine.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *