portada del disco Velocidad de Crucero

Quinto LP de La Costa Brava, esta última grabación está marcada por la “renovación de plantilla”. Dani Garuz había abandonado el grupo en junio de 2006 para dedicarse por entero a DA, su proyecto en solitario y Eloy Cases, el bajista, hizo lo propio para estudiar un máster. Hasta ese entonces Dani componía a medias con Sergio porque, a pesar de tener una cultura musical mastodóntica, Algora no sabía nada de solfeo, así que a partir de este momento será Ricardo Vicente, Richi, ex componente de Tachenko y Pulmón, el nuevo guitarrista y compositor asociado.

El nuevo fichaje coincide con la composición del disco más redondo de La Costa Brava, y aunque sería más lógico pensar que este es un hecho circunstancial, dado que la evolución del grupo antes de su llegada ya hacía presagiar un disco que culminara la evidente evolución de su sonido, hay que tener en cuenta que su trayectoria posterior junto a Fran Fernández en su proyecto paralelo, Francisco Nixon, y las magnificas canciones presentadas al abrigo de dicho proyecto, también apoyan la tesis de que Richi hizo un grandísimo trabajo ocupando la silla que dejó vacía el inmenso talento de Dani Garuz. De cualquier forma, superado ya cualquier complejo, “Velocidad de Crucero” (Mushroom Pillow, 2007) está construido a base de sonidos impecables y bien limados que reivindican orgullosamente en más de la mitad del disco al pop español de antes de los 80. Les acompañan, además, sus temas de siempre: la inspiración popular (“Natasha Kampush -hazme una perdida-”), la melancolía (“Sábado”), la vitalidad y la alegría de vivir (“Olímpicos”, “Hospital”), el amor (“Háblame”, “Te cambio por un mundo donde no valga la pena”), las letras de Sergio (“Justicia Poética”), las de Fran (“Casado con otra”), las de Richi (“Amor bajo cero”), también las de Enrique (“Dispositivo”) y sobre todo su habitual espíritu de Wild Bunch que parece calcado de la peli homónima y que es una entrañable constante en su historia como grupo.

Por su capricho quiso el destino que a pesar de que este fuese su mejor disco las ventas no acompañasen, razón por la que Mushroom Pillow les rescindió el contrato de un disco más que aún tenían con ellos. Triste devenir de los acontecimientos si se ha de tener en cuenta que gracias también a este disco descubrimos el talentazo de Ricardo Vicente, un compositor que a día de hoy ya no es una promesa sino una realidad. Como muestra no hay más que escuchar “San Fernando”, primer single de Richi, que el propio Fran ha proclamado como la razón de ser de “Gloria y la Belleza Sureña” (Siesta, 2010), el último EP de Nixon. Pero lo verdaderamente cruel respecto al destino de “Velocidad de Crucero”, fue ostentar el triste honor de ser también su último disco, pues un año después de su publicación, La Costa Brava se disolvía para siempre tras la muerte del gran Sergio Algora.

Eso sí, viendo la calidad de su último trabajo, que alguien se atreva a discutir que se fueron con la frente muy alta, como auténticos señores.

Copas de yate para vosotros.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *