foto del grupo Únete Al Commando

Segundo larga duración de Commando 9mm, tras "Amor Frenopático" (La General / Fonomusic, 1987). No tuvieron problema para repetir sello discográfico, teniendo como valedor e interlocutor válido a Rocky. Todo cambiaría, sin embargo, con la marcha tiempo después, del mismo de la discográfica. Producción del propio grupo, que grabó en los estudios Kirios de Villaviciosa de Odón (Madrid). La foto de portada corresponde a unos marines norteamericanos en una campaña en Oriente. Nuestras fuentes son fidedignas: su diseñador Manolo Uvi. Fieles además a su costumbre de ligar un disco con el anterior, deciden llamarlo con el título de uno de los temas contenidos en el primer LP.

El grupo sigue moviéndose en parámetros de dureza en las guitarras, pero lo cierto es que se vislumbran ciertas novedades. Aparte de la apertura a registros diferentes, como la estructura de "Stop!!", con un aire quizás demasiado festivo, la inclusión de instrumentales, como el poderoso "Txernobyl" (aunque ya tenían alguno grabado en maquetas precedentes, como "C9mm") o el cambio de alguna de las constantes en la participación del trío en las canciones. Así Brasi colabora en la composición de alguno de los temas ("Odio la heroína" o "Trece puñaladas"), y Pollo hace segundas voces en "Antisocial" y "Sexo y sida".

Con contrastada afición por dedicar temas a mujeres, Commando hace en este disco doblete, ya que comienzan con "Lady mambo" y dejan caer además un rock duro, con aires incluso a Barricada, en "Ella es un ciclón", dedicada a eso, a un ciclón sexual.

Estas guitarras de aire callejero son también las de "Cuando ella llegó mi suerte se fue". Profusión de momentos para el desparrame virtuosista de Pollo. Grandes coros. Ella, porque a una mujer cantan también, les deja por un funcionario.

Pero antes, en "Antisocial", facturan uno de los temas quizás más suaves del disco, al menos en su comienzo. No es vertiginosa precisamente, pero termina por parecer de lo más interesante. Inadaptación a la ciudad, que acompañaron con un video, bastante simpático, en el que en algún momento se movían como Decibelios en su "Ningún nombre de mujer".

"Sexo y sida" tiene batería galopante y risas tenebrosas de comienzo. La combinación de Manolo y Pollo a la voz se adapta perfectamente a lo vertiginoso del ritmo. Aunque eso sí, no se descuida este último con la guitarra, ya que la utiliza inmisericorde para repartir hachazos a diestro y siniestro. El sida como castigo divino cantan irónicamente. Y tras ella el asunto de la drogadicción, con el tema de Brasi "Odio la heroína".

La ya mencionada "Trece puñaladas" tiene algo de novedoso también, con estructura de rock clásico. Quizas por ello a Javier Andreu (La Frontera) le resulte más fácil hacer las colaboraciones en las voces.

El final del disco retoma la senda del punk-rock más clásico, con "Bailando pogo", en la que me atrevería a notar aires de UK Subs o Sham 69 -¿por qué no?- y el "Ataque cardiaco de un yupi".

Sí, sí que resultan convincentes en su invitación a que te unas a ellos.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies