portada del disco Un Mar de Confianza

Vuelven a pasar bastantes años para la edición de un nuevo álbum de Luz, en esta ocasión, debido a difíciles momentos personales. Seguramente es por ello -aunque ya venía dibujándose en el anterior- lo que explica la frialdad y melancolía que caracteriza a “Un Mar de Confianza” (Hispavox, 1999) y que va desde su arte -ahí a la izquierda tienen la portada- a sus letras, arreglos y atmósfera. Que se entienda lo de frialdad no como falta de emotividad, sino como doliente y solitario; vamos, todo lo contrario. Eso se respira en buena parte de sus mejores canciones, “Sumisa”, “Mi confianza” o “Sentir”, por ejemplo.

Con este disco entramos en la etapa más madura de la artista, en la que los agitados movimientos de su juventud -qué lejanas quedan ya “No aguanto más” o “Rufino”- dejan paso a otros más adultos e íntimos, cercanos a la canción melódica pero con un tratamiento personal y contemporáneo.

Parece que estoy describiendo un puro valle de lágrimas, pero que no se me asuste nadie. El disco no cae ni en la reiteración y ni el martirio gracias a momentos como “Despierta, mi vida” o “Aquí estoy bien”, pero son las otras la que mejor retratan el actual estado artístico de Luz.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies