portada del disco Ultrasónica

Con este disco tocaron el cielo, nos entregaron su mejor colección de canciones y para ello se desnudaron en las letras y se liberaron de todas sus ataduras dejándose llevar por la autocomplacencia, algo que está ocasión dio en el centro de la diana. Un inicio abrumador enlaza tres cortes increíbles -“Teching”, “El equilibrio es imposible” y “Años 80”- que por sí solos justificarían cualquier disco. Asimilaron correctamente la vanguardia del momento, con Radiohead a la cabeza, pero supieron adaptarla a su realidad particular sin perder su esencia ni sonar a “versión española de”.

Su gestación tuvo su lado excéntrico, “Nos fuimos a Francia a un estudio residencial en medio del campo, el mismo sitio donde habíamos grabado 'Poligamia'. Estuvimos veinticinco días allí, tirados como perros, con comida francesa riquísima y grabando todo el puto día. Algo así como estar de vacaciones. Nos pilló una tormenta y pasamos tres días como en la Edad Media. No había agua caliente, ni luz, ni teléfono. Tuvimos que encender unas velas y al final nos agobiamos mucho. Utilizamos el estudio durante las noches y sin los productores para grabar 'la rayada' (el tema más experimental del disco). Con los años le echas morro y aunque no tengas ni idea de grabar te pones. Hicimos todo lo que no hubiéramos podido hacer aunque quisiéramos”, comentaba Iván en la Mondosonoro el 1 de febrero del 2001.

Abren con “Teching”, un entramado electrónico caóticamente controlado, aires drum and bass segregando adrenalina a cada segundo, guitarras urgentes que se mueven por el corte con libertad anfetamínica secundadas por un bajo arrollador y una letra extraordinaria “Tengo el corazón lleno de moscas que se mueren… / Tengo que empezar a decidir si el día de hoy es sólo urgente”. Cuando ya nos tienen donde querían, con el corazón en un puño y con todos nuestros sentidos en estado de alerta llega “El equilibrio es imposible”, un medio tiempo espacial capaz de remover sentimientos con una facilidad pasmosa, partiendo de la sencillez, olvidando los artificios. Pero no terminan aquí los giros de 180º, “Años 80” trae el pop en estado puro, olvidando estribillos facilones para centrarse en las emociones, en la construcción de un himno guitarrero que aguanta perfectamente el paso del tiempo -“No te echaré de menos en septiembre / verano muerto, veré a las chicas pasar / será como aquella canción de los años 80 / seré como el tipo que algún día fui”-.

Y todo esto en tan sólo tres cortes, tres cortes que son suficientes para darnos cuenta de la gran personalidad de la banda y de su capacidad para transmitir melancolía y nostalgia cuando se lo proponen. Pero aún nos quedan cosas, como la exhibición vocal de Iván en “Disimular”.

Iván siempre comentó que el hilo conductor del álbum es la “degradación total de la persona”, víctima de una realidad que en ocasiones es más fuerte que nosotros mismos, y esa idea donde mejor se manifiesta es en “Muertos”, un corte con una gran letra que merece ser escuchado con atención, y en “Jugar con los coches”.

Lo cierto es que la segunda parte del disco es más floja que la primera, los desarrollos son los mismos -más calmados en la recta final- pero su eficacia no. “Filofobia” mantiene la intensidad, recordándonos por momentos a Muse, al igual que lo hace “Inevitable” amparándose en unas guitarras contundentes y un estribillo certero. Sin embargo cortes como la letanía espacial “Caótico neutral” o el medio tiempoColores” pierden fuerza a base de caer en la reiteración y se quedan a medias en el camino que conduce a las grandes canciones. Cierra el disco la electricidad multicolor, a ratos relajada a ratos desbordante, de “Ultrasónica”, con partes en inglés y partes en castellano y recordando a unos Radiohead pasados por el filtro de Moby.

Ante la buena acogida del disco, la Warner lanza “Ultrasónica + Sesiones Perdidas” (Warner, 2001), edición que incluye un segundo disco con rarezas y descartes que en general mantienen un gran nivel.

Compartir

1 2

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *