portada del disco Ultra

Disco las Palmeras! nos entregan su segundo larga duración, grabado en los estudios Planta Sónica de Vigo con la producción de Iago Lorenzo y Pancho Suárez y masterización a cargo de Fred Kevorkian en los Avatar Estudios de Nueva York. Lo primero que percibimos en que el grupo ha ganado en contundencia e intensidad, trasladando a la perfección su sonido en directo al formato físico. Nos encontramos con tratamientos afilados y ruidistas cargados de fuerza. Las guitarras golpean con energía y una extraña pulsión te invade desde la inicial "Absenta" para no abandonarte en ningún momento. Un tema rápido y corto en el que mantienen la melodía atada en corto.

En "Del revés" nos describen una relación tortuosa en clave de rock salvaje, con bilis y rabia. Cada corte es una declaración de ruido y furia. "Alfa y omega (La cruel)" es un claroscuro melódico cargado de distorsión; la canción parte de una anécdota, comenta Diego en la Mondosonoro: "Trabajando en Madrid, me iba para el trabajo y vi a un tío a las 10h de la mañana, sentado en la acera, delante del mercado de Antón Martín, abriendo un cartón de sangría, con cuatro más esperándole al lado. Cuando volvía a casa a eso de las 20h había un atasco enorme, mucha gente pitando y fuera de los coches. Cuando me fui acercando, vi que era a causa del mismo tío, que estaba en medio de la calle con los brazos y las piernas abiertas mientras gritaba Yo soy el Alfa y el Omega".

"Algo mal" cuenta con la colaboración de Marta y Antía de Wild Balbina en las voces. Se trata de un corte intenso en el que mantienen esquemas ruidistas pero los suavizan en favor de las armonías vocales. "Parte del engranaje" es una letanía punk acerca de la alienación. "De cuando aún había esperanza" merece mención a parte. Un pequeño gran himno con subidas y bajadas, con luz cegadora y un estribillo oscurecido tras las guitarras. La letra habla de una relación dañina que se acerca al final, lo curioso es que está tratada desde la perspectiva de esos momentos en que aún hay esperanza de salvar lo inevitable. También nos encontramos con cortes políticos en los que critican el momento de crisis actual, la impunidad con la que operan los poderosos y la pasividad de la gente -"Ultra", "Que rueden cabezas", "La postpaz"-.

En "Rodillas en el suelo" tiran de fuzz, en "El transcurso de los acontecimientos" de riffs pesados y para el final nos reservan "Ejercicio de ingenuos" un góspel guitarrero que termina explosionando un gran disco que convierte les convierte en una banda a que tener muy en cuenta. El ruido y la furia.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies