portada del disco Tormentas Imaginarias

Los últimos discos de 091 son los que tienen las canciones más emblemáticas de la banda, y así lo demuestran clásicos como "La calle del viento", "Huellas" o "Tormentas imaginarias". En su carrera siempre ascendente, madurando y mejorando las canciones, publican su penúltimo álbum, "Tormentas Imaginarias" (Polygram, 1993), el cual, sin embargo, no mantiene el nivel que los dos anteriores habían alcanzado, a excepción de esas tres o cuatro canciones que destacan. El resto es bastante irregular, habiendo un gran salto entre las canciones que merecen la pena y las que no. Da la sensación de que es un disco hecho con rapidez y en el que utilizaron el material más inmediato que habían creado. Así, "Tormentas Imaginarias" supone un paso en falso para el grupo.

Catorce canciones con melodías cuidadas y guitarras afiladas, actitud rockera en canciones como "Zapatos de piel de caimán" o "Cayendo". También muestran su lado más tranquilo y melódico en canciones como "Un cielo color vino". En "Huellas" las letras de Lapido encajan perfectamente con una música llena de riffs adictivos, convirtiéndola en una de las mejores de este LP.

Producido por Joaquín Torres (ex-Los Pasos) y editado por la multinacional Polygram en 1993, paradójicamente fue el álbum más vendido del grupo y, aún así, no fue suficiente para su compañía discográfica. Para grabarlo, entraron Jacinto Ríos al bajo y Víctor Lapido, hermano de José Ignacio, a la guitarra, y seguirán con el grupo hasta el ultimo concierto.

Compartir

1 2

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario Alfonso
Alfonso
25 enero, 2011 at 17:21

p.d. Si pudieras borrar los comentarios vacíos, pues quedará más bonica la cosa. 😉

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
25 enero, 2011 at 17:41

Alfonso, los borro, yo, no se qué pasa pero es cierto que a veces falla 🙂

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
25 enero, 2011 at 18:11

#15 Ah, que parte ud. de un apriorismo. Pues entonces, la crítica no es mala, sino que parte ud. de un prejuicio cognitivo.

foto del usuario Alfonso
Alfonso
25 enero, 2011 at 18:28

Atendiendo al 2º párrafo, yo percibo una valoración bastante negativa.

Quizás si usted dedicara un tiempo a escuchar el álbum, acabaríamos rápidamente con esta conversación.

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
25 enero, 2011 at 18:33

#21 Hay una diferencia notable entre una valoración negativa del álbum -lo cual es discutible; le otorga 3 puntos sobre 5- y que la crítica sea mala. Por ello pienso que a ud. la crítica le parece mala simplemente porque no coincide con su pensar.

foto del usuario Alfonso
Alfonso
25 enero, 2011 at 20:45

Evidentemente no coincide con mi pensar, esa es la premisa de la que parten todas estas parrafadas. E igual que un crítico tiene la libertad de opinar sobre un disco, yo me creo con derecho a opinar sobre la crítica del crítico. Y me parece que es totalmente injustificada e injusta. Fin

foto del usuario Andres Arevalo
Andres Arevalo
25 enero, 2011 at 21:25

Claro, ud. tiene derecho a opinar. Y yo también, por más que diga ud. “Fin”, sobre su opinión. Y lo que te rondaré, morena. Mire, la diferencia está en que no se dice que su opinión sea mala (es decir, de poca calidad, de poca categoría) como hace ud. confundiendo términos y objetividades. Lo único que hemos sacado en claro es qe lo que a usted no le gusta es malo.

foto del usuario Alfonso
Alfonso
25 enero, 2011 at 23:15

Perdona, cuando yo dije Fin, me refería a que yo no tengo nada más que decir, no que usted no pueda responder cuantas veces quiera.
Y ya que he forzado un nuevo comentario, aprovecho para recomendar el disco que nos ocupa, como imprescindible para cualquier amante del mejor rock.
Un saludo, moreno ;-).

foto del usuario Sísifo
Sísifo
14 mayo, 2011 at 22:15

Totalmente de acuerdo con Alfonso.

No entiendo como alguien que ame la música rock y haya oído este disco puede criticarlo tan malamente. No le daría más importancia al asunto, si no se tratase del quizás mejor disco español de la historia.

foto del usuario alejandro.g.romero.3
alejandro.g.romero.3
13 septiembre, 2012 at 18:58

La crítica de Alberto del Castillo es totalmente respetable y absolutamente equivocada, especialmente en las afirmaciones objetivas, como que el disco se hizo con rapidez. Tormentas imaginarias es uno de los mejores discos de la música española, y esta crítica no debe tener otra intención más que provocar a los de mi clase, los encendidos ceronoventaiunómanos. Menos mal que el tren que yo espero va lleno de otros como yo.

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *