portada del disco Todo Llegará

El álbum, compuesto de trece canciones originariamente, a las cuales en su reedición se le añadieron tres temas más, fue grabado prácticamente en vivo con la ayuda de su banda: Toni Jurado (bateria), Mario Raya (guitarras) y Alejandro Climent -Boli- (bajo). Pese a estar producido por Carlos Raya, músico habitual en los álbumes de grupos como Fito y Fitipaldis o M-Clan y contar con el apoyo de un sello del tamaño de Warner, el disco no lograba tanta gloria como hubiera cabido pronosticar. Mirando el lado positivo, Rebeca ha iniciado su carrera como cantautora, para la cual muchas veces un comienzo que pase inadvertido a la multitud, impide que se marchiten la autenticidad y cercanía de su propuesta.

Algunos han llegado a afirmar que se trata de un disco más cercano al rock americano con raíces folk que al pop-rock que revisten ciertos cantautores, aunque lo cierto es que la influencia de éstos -y muy especialmente del nombradísimo Quique González- queda patente en una sola escucha. El tema sobre el que versa todo el trabajo es el habitual: el amor, pero Rebeca evita la cursilería -de la que llegan a pecar otros- gracias a los sonidos foráneos que introduce, que no hacen sino evocar recuerdos y traer a la mente parajes desérticos, como es el caso de “Nefertiti blues”.

Pese a una temática algo monótona, el álbum transcurre entre ritmos variantes en un espacio oscilante entre el rock y el blues, pero quizás sean los dos primeros cortes -“No sé si lo hice bien” y “Antes de marchar”- los que mejor reflejen el ánimo de la compilación. “Te queda mi amor”, primer single, es otro de los claros ejemplos de la sencillez que abandera la segoviana. Además de sus propias composiciones, hace un guiño a sus influencias musicales a través de dos versiones de artistas que han marcado su carrera: “Avión en picado”, de Martha Wainwright, y “Tú o nadie” de Rachael Yamagata.

La reedición del álbum supuso la aparición de canciones más: una versión del "Reina de la noche" de Miguel Ríos, el "I'm still longing for your kiss" de Lucinda Williams, y una tercera versión de "Despertarme contigo" con la compañía de Carlos Tarque (M-Clan) y Pereza, además de los contenidos propios de cualquier reedición: actuaciones en directo, videoclips y demás. Es, por tanto, un disco que no representa lo mejor de la música de nuestro país pero que muestra cómo sigue quedando talento oculto por pulir y, sobre todo, que sirve como exponente de todos esos álbumes ideales para viajar, porque de principio a fin huelen a recorrido, experiencias y, cómo no, algo de aventura.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies