portada del disco Todo Hierro

Una vez presentado el adelanto unos meses antes que supuso "Black Metal Skinheads" (Mendeku Diskak, 2019), con tres temas, Cuero lanzan ya en noviembre de 2019 su debut discográfico. No son muchos más las canciones que añaden porque elegido el formato de una única cara de vinilo, sólo queda espacio para otras tres además de las que ya habían adelantado. Eso sí, son de los de quitar el aliento. Grabado en febrero de 2019 en su local, fue luego en los estudios Montreal de Hans Krüger donde se mezcló en marzo.

Los de Bilbao se convierten en una de las novedades más refrescantes en la escena del punk más duro. Su propuesta es, como dicen en su canción, metal oscuro con maneras de oi! Lo envuelven todo en ese aire impersonal, de identidades enmascaradas (el disco incluye una foto del trío a orillas de la ría con los rostros cubiertos o pintados) e incluso uno diría industrial por lo sincopado de los ritmos. No en vano empezaron en su momento con una batería programada y se oyen ciertos ecos o reverberaciones en algunas de las voces.

Pero lo suyo tiene la misma contundencia seca de un puñetazo bien dado, de guitarra como rueda de molino. Voces a dúo, y un mensaje negro y desalentador.

De hecho su portada es un monstruo-diablo alado sobre el perfil industrial y sucio de Bilbao. Cuero negro, humo, hierro, óxido, agua sucia ... el ecosistema de reconversión industrial fallida. El que describen en "Todo hierro", el tema con el que abren el disco y lo titulan. "La puta ría es una mierda", han fallado pues los planes de adecuación y saneamiento. Estos no son de los que le cantan a Puppy, el perro hecho a base de flores y plantas a la puerta del Guggenheim.

Vais a morir cantan en su "Cuero negro" y "¡Contra todo Dios hasta el final!" gritan en su último tema. Canciones que taladran tu cerebro, se instalan ahí y ya no te sueltan, alimentando en su interior esa condición de desaliento y la alienación que sólo te deja responder con odio.

Eso es precisamente lo que te ofrece Cuero: la revisión particular del mundo y actitud skinhead sin su escenografía habitual más canónica. Absténganse pues los extremadamente puristas, pero que sepan que harán mal, porque es un disco del que atrapa todo.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies