portada del disco Think Twice

Repitieron alguna de las coordenadas los madrileños Thee Suckin' Dicks en su segundo trabajo. Optaron de nuevo por los estudios Heatroom (aunque en esta ocasión participaron también Fernando Pardo (Sex Museum, Los Coronas) y Jaime Zamora en la producción y por H-Records para la edición.

Apostaron también por el ingenio en el diseño, de nuevo obra de Lee Pato Anderson, que combinaba tanto en portada como en títulos en la hoja interior de la supuesta versión anglófona y española. Así las fotos de la carátula eran simuladas en la contra los componentes de la banda, con y sin pasamontañas negros con el 8 cosido.

Pero es ahí donde acaban las similitudes con su debut "1977 Limited Edition" (H-Records, 2002), porque la contundencia sin réplica de entonces se completa, quizás en un ejercicio de apertura estilística, con muchos otros detalles. El arranque propuesto desde "The top of my knife", en el que se permiten incluso el teclado de Pelayo (ddt, Los Acusicas, Vigilante Gitano) hasta la logradísima "Caroline Fucks I" sugiere cierta flexibilidad y dinamismo que no habían enseñado antes. Junto a "Voices", impecable ejercicio de tensión que no te suelta hasta que no acaba, conforman, a mi juicio, los mejores momentos de Suckin' Dicks.

"Caroline Fucks I" por ejemplo, no reniega del modelo férreo y de coros insolentes que tan bien maneja el grupo. Tiene algo del relajo en la velocidad de aquel "Taliban girrrl" y momentos de expansión para las guitarras en modo rock duro.

Algo que también experimentan con "Automatic writing" donde frenan el careo de Proxe con los coros por detrás en su continuo escribir para ofrecer desgarradores lamentos de las cuerdas, un detalle de los que te hace querer volver a escuchar la canción una y otra vez.

La versión de los Lurkers ("She knows") da paso al "Phils Collins rules!", con disquisiciones sobre la canción perfecta y un final sacado de una de las canciones del inglés. Ambos temas parecen acotar el espacio que habían concedido en el disco para las contundencias más espesas que proponen "Double talk dummy" y "St. Therese's yolks".

Justa y necesaria continuación del single de debut, pero que terminó constituyendo a la postre la despedida de la banda.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies