Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: The Path to Follow
portada del disco The Path to Follow

Holywater vuelven a la carga y lo hacen con más energía que nunca, alternando la contundencia y la intensidad con los brillos diamantinos del intimismo y la emotividad. El 19 de octubre del 2010 sale al mercado el cuarto trabajo de la banda lucense. Diez canciones, en esta ocasión editadas por Ernie, grabadas en los estudios Ultramarinos Costa Brava en las que comparten labores de producción con Santi García (Nueva Vulcano, Half Foot Outside, Delorean).

Un disco grabado con Iago Lorenzo al bajo (ya ha dejado paso a Mito -Window Pane- como nuevo miembro oficial de la banda) en el que nos presentan diez canciones directas y efectivas –a estas alturas dominan a la perfección el sonido que quieren mostrarnos-.

Si “Tranquility” (Astro, 2008) era un disco más sosegado y más pop, su continuación podríamos catalogarlo como un disco de rabia y disconformidad. Si en su anterior trabajo el sentimiento imperante era la tranquilidad, ahora tenemos que hablar de inquietud.

La cosa comienza bien con “In your head”, desplegando contundencia e intensidad a partes iguales y Ricardo demostrando que es uno de los grandes vocalistas de la escena nacional. En “Shame on us” se calman los ánimos para desarrollar uno de esos medios tiempos marca de la casa en los que las guitarras rasgan las telas más delicadas y las inflexiones de voz de Ricardo consiguen captar toda nuestra atención. Esos son los esquemas que se mantienen en “Confrontation’s done”, un corte en el que demuestran que su gusto por la épica y por el grunge pop se mantiene intacto.

The tunnel” es un ejercicio enérgico y crudo –por momentos cercano al hardcore melódico- en el que unas guitarras afiladas ponen de manifiesto que se puede recrear el sonido de los 90 y obtener buenos resultados. Y ese es uno de los grandes logros de Holywater, mantenerse al margen del tiempo y las tendencias para crear un sonido cada vez más personal.

La segunda parte del disco se vuelve más densa, los medios tiempos como “Ruined” o “Questions” aunque muy bien ejecutados pierden chispa e intensidad, y los más enérgicos como “Try” pierden pegada –de entre ellos merecen destacarse “My new road” y "Never be broken", grandes canciones se miren por dónde se miren-.

En definitiva, un buen trabajo pero que no supera las cotas de “Tranquility”.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies