portada del disco Tangos

Fernando Gilabert, el contrabajista de la banda, decía en una entrevista sobre los inicios del grupo: “En Madrid, en esa época prácticamente valía todo. Había tal ansia de ver y de hacer, después de tantos años de oscuridad, que un grupo de 'rockeros' procedentes de otras formaciones musicales (Gabinete Caligari , Los Coyotes) y con una bailarina toda garra y pasión, cantando tangos, fue admitido en el circuito de actuaciones de 'la movida' sin ningún sobresalto”.

El éxito de las actuaciones de Malevaje en El Salero no pasó desapercibido, y pronto les llegó la oportunidad de grabar su primer disco. Tras firmar con la independiente Tres Cipreses, y con la participación de DRO en la distribución, el grupo entra en los estudios J.M. de Madrid el día de San Isidro de 1985 y, en ese sólo día, deja grabado y mezclado su debut, un mini-LP que, con el título de "Tangos" (DRO / Tres Cipreses, 1985) y producido por el propio grupo, se edita ese mismo año en edición limitada.

Grabar en un solo día no es problema para unos músicos que se habían conjuntado y curtido más en un escenario que en el local de ensayo, y recoge, de esta manera -la más parecida a una actuación-, el sonido de Malevaje en directo.

El disco fue saludado por la crítica como algo nuevo, muy original, aunque también se tomó como un capricho, una extravagancia de algunos músicos de la época, un grupo paralelo. Lo cierto es que no eran más que un grupo de amigos que, sin pretensiones de ningún tipo que no fueran divertirse, se habían subido un buen día al escenario del local de otro de sus amigos.

Y a eso suena, fresco y divertido, sin pretensiones. Amigos versionando tangos clásicos, trágicos y dramáticos como "Confesión" o "A la luz de un candil", de amores perdidos como "Mi noche triste" o el clásico entre los clásicos "Mano a mano", de canallas redimidos por amor ("Malevaje"), o golfos irredimibles ("Si soy así", "Garufa").

Estos músicos, que no habían tocado un tango en su vida, y procedentes de formaciones rockeras, le dan un toque nuevaolero, y hacen que suene moderno algo como el tango, que por entonces se tenía como un estilo musical que olía a naftalina, además de su visión personal, con aportaciones totalmente originales como las castañuelas, aunque con mucho respeto por el estilo, tratando de no apartarse de los clásicos.

Y, por encima de todo, Antonio Bartrina demuestra ser un gran cantante, con mucho talento y personalidad, que canta el tango de una forma inconfundible, dando un barniz moderno y hasta rockero, y un toque castizo.

Del tango "Si soy así"  se realizó un vídeo para el programa de TVE La Bola de Cristal, lo que contribuyó a la difusión del disco, que se vendió bastante bien y les valió a los Malevaje repetir la experiencia, al año siguiente, ya con todo un larga duración.

Compartir

1 2

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *