portada del disco Subir, Subir

En "Subir, Subir" (Movieplay, 1986) Hilario Camacho se acerca al pop de temática más urbana, dejando a un lado sus influencias jazz, latinas, y hasta folk, para adentrarse en una maraña de arreglos A.O.R. (como en "Licantropía"o en "Sin dar la cara") o de pop comercial, como las colaboraciones con Joaquín Sabina ("¡Taxi!" o "Negra noche") y de pop/jazz suave y soft rock que no terminan de funcionar y que confirman a este disco como el más flojo de entre los publicados por el cantautor, a pesar de que no funcionó mal comercialmente, y canciones como "¡Taxi!" se escucharon bastante.

De nuevo Hilario vuelve a confiar las letras a colaboradores como Joaquín Sabina, Carlos Villarubia, Jaime Compaire o Moncho Alpuente, que firma la mejor canción del disco, "Nicotina".

El disco está producido, como el anterior, por Joaquín Torres, con una producción que ha soportado algo mejor el paso del tiempo, pero carece de canciones que estén al nivel de los discos precedentes.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies