Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Solera
portada del disco Solera

El primer (y único) disco que grabó Solera, editado por Hispavox en 1973, se llama como el grupo y fue producido por Rafael Trabucchelli, conocido por crear el llamado “sonido Trabucchelli” o “sonido Torrelaguna”, que respondía a la idea de, a la manera de lo que se hacía en la Costa Oeste americana o en el sunshine pop, realizar producciones de calidad, brillantes y llenas de detalles, capaces a la vez de atraer y llegar al gran público.

Así lo había demostrado en sus producciones para Miguel Ríos o para grupos como los Módulos, Los Ángeles o Los Gritos, y así lo volvería a dejar patente en este disco, dotado de una producción sensacional, sencilla, cálida, con muy buenos arreglos en la instrumentación, y unas orquestaciones que, como en “Juan” y “El discípulo de Merlín”, enriquecen y envuelven a las canciones sin recargarlas en exceso.

El disco, de todas formas, es diferente a todo lo que se venía haciendo en España hasta entonces, con canciones muy influenciadas por el pop de grupos como Crosby, Stills & Nash, por vertientes más folk y por los mismos Bob Dylan o los Beatles. Las referencias de cada uno de los miembros de la formación se dejan notar, ya que aquí todos componen y ejercen de solistas en alguna canción.

Desde el primer momento, la valía de las composiciones, las interpretaciones y el sonido, queda patente. La primera canción, "Noche tras noche" es, para el que suscribe estas líneas, no sólo la mejor del disco sino una de las mejores canciones pop que jamás se hayan grabado en España. Una preciosa melodía, unos coros sensacionales y la excelente voz de José María Guzmán. Por su parte, Rodrigo contribuye con otros temas como "Linda Prima" (seguramente la canción más conocida del disco, la que más sonó en su momento) o "Volverás", componiendo además junto a Guzmán, aparte de la ya citada "Noche tras noche", otra canción que destaca por su estribillo, "El discípulo de Merlín".

Por otro lado, Guzmán muestra la vena más pop del cuarteto con canciones que pueden recordar más a la última época de los Beatles, como “Tiempo perdido”, además de aportar el otro gran éxito del grupo, “Calles del viejo París”. Las composiciones de los hermanos Martín tampoco olvidan el pop, como en “Una singular debilidad” y “Agua de coco y ron”, la más eléctrica del disco, pero fundamentalmente demuestran que son músicos de inspiración folk, como se puede apreciar en “La tempestad” o “Tierra mojada”.

En definitiva, se trata de un disco inspirado, imaginativo y variado en el que destacan, sobre todo, las armonías vocales y las voces solistas, el gusto por la melodía, las composiciones, y la calidez del sonido. Capítulo aparte merecen las sensacionales letras, de esas que tienen algo que decirnos y nos lo cuentan de la mejor manera posible, perfectamente ajustadas.

Uno de los mejores discos de pop que se han editado en España y que, sin embargo, pese a ser muy bien valorado por la crítica, no ha pasado de ser un disco de los llamados “de culto”, sin terminar de llegar al gran público.

El disco fue reeditado en CD por EMI-Odeón en el año 2000, incluyendo una canción inédita extra (“Jovencita”, composición de Rodrigo García). La anécdota curiosa de esta reedición, según cuenta Juan Puchades en la revista Efe Eme -nº71, septiembre 2005, artículo "Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán (el milagro fue posible)"- es que, reunidos Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán en el programa Comediscos de Santi Alcanda en Europa FM, y al poner esta canción extra, Juan Cánovas se dio cuenta de que era él quien tocaba la batería y, por tanto, la canción correspondía a un descarte de las sesiones de “Señora Azul” (Hispavox, 1974) de C.R.A.G., no de “Solera” (Hispavox, 1973). Por lo que, si hay futuras reediciones, este error debería ser subsanado.

En fin, lo cierto es que la reedición es muy de agradecer, ya que el disco no había sido editado nunca en CD, y ya resultaba muy difícil de conseguir. Gracias a la reedición, muchos de los que, por edad, no lo conocimos en su momento, podemos disfrutar de este sensacional e imprescindible disco.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies