portada del disco Saltamontes

Continúan Los Pekenikes desarrollando su nueva sonoridad en “Saltamontes” (Movieplay, 1973) bajo la producción habitual que tienen en dicho sello de Gonzalo de la Puerta y la colaboración aquí de Kamel Missaghian, por entonces componente de Día Prometido, en “Mi mundo es de Isabel”. De nuevo vuelven a cohesionar temas accesibles con otros más tendentes a la experimentación, minetras que retornan las voces en “Valle de cristal”, cantado por Félix Arribas -autor, en solitario o junto a otros, de la mayoría de las canciones del álbum-, una canción que les mete de lleno en las corrientes sinfónicas imperantes en la época.

Por el lado progresivo, con el que ya venían coqueteando en su anterior LP, merece la pena destacar “Olé Alí”, pero tampoco se queda atrás “Musical 2000”, la más contundente del conjunto. De las dos que Ignacio aporta al disco, la más reseñable es “Kaskarrabias”, en la que vuelve a meter pequeñas experimentaciones similares a “Krypton beat” o “Pasodoble Alcañiz” del álbum anterior. El lado más amable lo deparan momentos como “Puente de metal”, “Paraíso para un águla” o “Mi mundo es de Isabel”, con la aparición del salterio del mencionado Kamel. Y aún nos queda “La marcha de los saltamontes” y su pegajoso teclado.

“Saltamontes” mantiene, aun en unas coordenadas distintas, el interés en Los Pekenikes cuando ya ha pasado un tiempo de su máxima popularidad.

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *