narrative essay on teamwork non profit business plan financials organize research articles pay for my chemistry speech pay to get custom reflective essay on pokemon go pay to write marketing dissertation conclusion non profit executive director resume template phd research proposal finance
portada del disco Ratas, Putas, Policías , Proxenetas

La vuelta a la actividad de Odio se certifica con la publicación de nuevo material. Grabado entre agosto y octubre del 2014 en el estudio Ijitu-Baita de Oiartzun, lo mezcló y masterizó Mikel El Gordo (Vómito, Speed) en el estudio Ederson de Hernani entre mayo y septiembre de 2015.

Marcando el eje sobre el que girar en "Iztieta", desde cuya letra se da título a todo el disco, un amargo homenaje a su localidad, que encierra algo del sarcasmo de La Polla Records cuando describía lo a gusto que se vivía en su barrio, las letras pasan a centrarse en desesperantes crónicas cotidianas. Un día a día marcado por el expolio al que es sometido el individuo por las grandes empresas farmaceúticas y de fabricación de armamentos, los bancos, que en un giro más de tuerca, desahucian a las familias de sus casas, el sistema socio-económico o las religiones y las leyes. Fluyen las canciones potentes, con esa renovada energía que le ha insuflado a la banda las ganas y sangre joven de esta nueva etapa.

Alteraciones neuronales de la conducta que producen paranoias, la dictadura del último eslabón de la cadena genética que ha llevado al ser humano actual y una emocionante "Leihotik Begira" ("Mirando por la ventana"), el primer tema en euskera de Odio con una letra compuesta desde la cárcel de Topas (Salamanca), completan la lista de los temas más recientes incluidos en el disco. "Chicos duros", por su parte, es de 1985 y aunque ya apareció en discografía anterior, no se había grabado nunca en estudio como debía. Una cuenta pendiente parece que saldan con "Cerebros comprimidos", que era del 2003 pero apenas habían tocado un par de veces.

Los dos temas extra incluídos al final y ocultos en un intento de no interferir con el disco tal cual se ha concebido son Mentiras” e “Hijos de perra”, también pertenecientes a lo más clásico del repertorio de Odio y que se utilizaron para el recopilatorio "Gipunkzkoa" (Petruska / Puzkarra / Sikizo, 2013).

Suenan bien en su nuevo disco y sobre todo emiten señales de tener gasolina suficiente para seguir un buen trecho más.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies