portada del disco Quiéreme Aunque Te Duela

Último álbum producido por Carlos Narea y que podríamos definir como el que cierra la primera etapa discográfica de Luz, justamente con el cambio de discográfica. Ella, a lo largo de estos cuatro discos, ha ido manejando una serie de enfoques y perfilando un estilo que aquí empieza a brillar con personalidad propia.

Por eso, en “Quiéreme Aunque Te Duela” (Serdisco, 1989), Luz recoge lo mejor de todo los anteriores y lo elabora con mucho más tiento. Por ejemplo, en las canciones rockeras, que dominan la cara A del vinilo, tenemos algunas como “¡Qué rabia!” o “El orangután” que destacan por su intensidad, pero en “Quiéreme aunque te duela” se destapa algo realmente único, algo que solo Luz da. Ese amor doliente que ya nos dice el título que tan bien sabe enfocar, ese fraseo que va de la dulzura a lo fuerte que encontramos en la mayoría de sus mejores canciones.

Por su parte, la cara B la dominan los medios tiempos. “Un día marrón” o “Mientras tanto afuera empieza a llover” son las que más sobresalen. De todos modos, y como ocurrió en sus anteriores discos, estas baladas aún andan lejos de las más brillantes que dará en el futuro, y sus letras e inmediatez no están tan bien acabadas como las que vendrán.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies