portada del disco Puro Veneno

"Puro Veneno" (BMG, 1998) no es un "grandes éxitos" al uso: es decir, aburrido y mercachifle, que es lo que suele pasar con este tipo de discos. En lugar de eso Kiko se pone a grabar en estudio (pero tocando en directo) algunos de sus mejores canciones desde que empezara su carrera con "Veneno" (CBS, 1977) hasta "Está Muy Bien Eso del Cariño" (BMG, 1995).

Y no sólo eso, ya que cuenta colaboradores a la altura. Para empezar, nunca mejor dicho, Martirio los coros en la magnífica "En un Mercedes blanco" que, aunque no difiere mucho de la versión de 1992, bien vale la pena escucharla otra vez, sobre todo con tan grande segunda voz. Es curioso escuchar "El calor me mata", que ya grabara con Veneno en 1977 como "Canción antinacionalista zamorana". Aunque, esta vez la comparación con lo hecho 21 años antes no es tan buena, esos versos que ya escribiera entonces siguen siendo tan frescos ahora.

"Lobo López" se beneficia de la voz sedada de Andrés Calamaro, que le da al tema un aire incluso más melancólico. Para compensar esta historia de reencuentros con amores perdidos Kiko continúa con "Volando voy", la rumba que regaló a Camarón para "La Leyenda del Tiempo" (Polygram, 1979), que nunca había grabado. Lo mismo se puede decir de "Los managers", donde vuelve el rock (y el pito gaditano).

La versión de "Memphis blues" es tan grande como la de "Esta Muy Bien Eso del Cariño", o más: Kiko la canta "a pachas" con su amigo Santiago Auserón (con el que ya se fue de gira en 1993 con aquel "Kiko Veneno y Juan Perro Vienen Dando el Cante"). Genial el comentario de Kiko en el final de la canción: "Epílogo".

Como pasa con "El calor me mata", "Los delincuentes" se resiente (Kiko no puede huir del espíritu de Veneno: demasiado grande). Precisamente es el interludio entre "La muchachita" y "Canción antinacionalista zamorana" de aquel "Veneno" el que se usa en la revisión de "Farmacia de guardia" de "Seré Mecánico por ti" (Epic, 1981).

Una recopilación de las mejores canciones de Kiko Veneno no sería tal sin "Joselito", "Reír y llorar" (con la inestimable ayuda de Albert Plà) y, como no, "Echo de menos".

En definitiva, un disco para todos los públicos: imprescindible para próximos y ajenos a Kiko.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies