portada del disco Puerto Príncipe

El nuevo trabajo de Alberto Montero lo confirma como uno de los solistas más interesantes que hayan aparecido en el último lustro en el panorama musical español. Y es que es difícil encontrar a otro cantante que pueda competir en calidad con los tres trabajos registrados por el valenciano. Unos álbumes en los que Alberto demuestra buen gusto musical y unas letras muy cuidadas. En este "Puerto Príncipe" (BCore, 2013), llamado así por ser el nombre de la calle donde vivía, Alberto se sigue apoyando en las mismas personas que en su anterior trabajo a pesar de cambiar de discográfica del pequeño, pero siempre interesante, sello Greyhead a BCore.

Grabado en El Sótano por Dani Cardona está producido por el mismo Alberto y Román Gil que además forma parte de la banda de apoyo, toca la guitarra, percusiones y bandoneón, junto a Xavi Muñoz que se encarga del bajo y Marcos Junquera de la batería. Para las secciones de cuerda y viento cuenta con Andrés Calatayud, Olga y Sonia Beltrán y Maya Fernández. Una banda que gana en importancia, ya que Alberto se aleja del folk que predominaba en el sobresaliente "Claroscuro" (Greyhead, 2011) para expandir más sus posibilidades.

Nos encontramos con temas pop-rock como "Hoy ayer"; otros más cercanos al sonido Canterbury como "Manada de árboles" donde Alberto parte de un tema infantil chileno para darle un requiebro más psicodélico gracias a la trompeta de Pau Rodríguez (Za!); u otros al folclore del cono sur como "Para nada" y hasta se permite darle un toque medieval al final de "El indeciso". Pero todo esto conjugándolo para dar un discurso coherente y homogéneo que fluye con naturalidad en los cuarenta minutos del álbum, algo al alcance de muy pocos.

Buena muestra de esta amalgama de sonidos mencionada nos la encontramos en el instrumental que abre el disco, la homónima "Puerto Príncipe". Un collage sonoro donde nos encontramos voces ensoñadoras muy wilsonianas, fragmentos de aroma fílmico y pasajes más ambientales apoyados en arreglos de cuerdas y viento. No es el único tema instrumental, ya que el tema que abre la cara B del vinilo es la orquestal "Canción del sol de mediodía".

Si "Claroscuro" era un disco más ensoñador donde la luz y la oscuridad jugaban un papel fundamental, este LP es más intimista y las emociones y sensaciones cobran importancia. En "Noche de verano", con sus estupendos arreglos, o "El juego del olvido" habla de recuerdos que vuelven a aflorar, mientras que la preciosa "Olvidado Rey Monkiki" nos retrotrae a los recuerdos de la infancia, nostálgicos pero siempre felices. Estos tres cortes son de lo más destacado del disco junto al dueto con Isabel Fernández Reviriego (Aries, Charades, Electrobikinis) en "Dentro del mar"

Ahora que estamos en un mundo lleno de incertidumbre apuesten todo por Alberto Montero; es un valor seguro.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies