portada del disco Promesas

Si dos de tus tres últimos discos son de versiones es que algo falla en tu carrera o es que eres Johnny Cash, cosa que Rosa no es. Ni por toda la carrera que traía de bagaje El Hombre de Negro ni por la elección de las canciones versionadas. Se dice que el padre de Rosa muerto en pleno 2008 le decía que no había  mejores canciones que las antiguas. Por antiguas Rosa (o el que elige el repertorio) no entienden los años 50 sino una serie de clásicos de las radios nostálgicas tipo Kiss Fm. De esas radios que sólo tiene treinta canciones que repiten una y otra vez. Pues bien, de esas treinta, Rosa hace un disco con diez de ellas. Tanto riesgo no se recordaba desde las puestas en escena de un concierto de José Luis Perales.

Las canciones obvias hasta decir basta con varios clásicos de las baladitas del heavy (ya sabes tronco, los jevis hacen las mejores baladas) como “Still lovin’ you” de Scorpions, “I want to know what love is” de Foreigner, o soul de radiofórmula como el “Say you, say me” de Lionel Ritchie o la que da título al disco, “Promise me” de Beverly Craven transformada en “Promesas”. En general el repertorio es tan cansino y aburrido que casi daría igual el tratamiento de estas canciones. Pero este también es deplorable. Unos arreglos entre orquesta de verbena, A.O.R. de la peor calaña y suntuosa épica de romanticismo de postal de San Valentín en las que Rosa, que nadie duda que es una intérprete muy dotada, con un gran talento pero sin explotar ¡tras cinco discos!, hace lo que puede.

Mención merecen los crímenes contra la humanidad que ha cometido Laura Escuadra en la reinterpretación de las letras en castellano. La terrible (original y adaptada) “Lady in red” de Chris de Burgh retitulada de manera absurda “El hombre de ayer”, o la infamia contra la sensacional “Wonderful life” de Black aquí con el delirante nombre de “Bella vida”.

En los premios Grammy existe una categoría denominada mejor álbum de comedia. Si esa categoría existiese en España este disco tendría mi voto sin dudarlo. Por favor que alguien rescate a Rosa de toda esta vergüenza.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies