portada del disco Presenta Alimaña

La primera vez que un servidor vio a Campamento Ñec Ñec le dio la impresión de que parecía como si un grupo de pop puesto hasta arriba de anfetas se hubiese olvidado de las letras, y que además gozaba con ello. Luego me di cuenta de que eran un intento de hablar en un idioma musical propio, ajeno a cualquier otro grupo.

Durante el 2006, a muchos se les ocurrió comparar a Campamento Ñec Ñec con Animal Collective, antes de que éstos se convirtiesen en un trío de new age, cuando aún experimentaban con un sonido más orgánico. Puede que algo tuviesen que ver en el resultado final, pero las intenciones y la filosofía que subyace en “Presenta Alimaña” (Simple Social Graces, 2006) son diferentes. Esto tiene más que ver con...uff. Con el hardcore, con la psicodelia, con el free jazz, con el post punk.

Pero más que etiquetas, “Presenta Alimaña” es un estado de ánimo. Es salir a celebrar con entusiasmo algo tan excitante que sale a borbotones. Es disfrutar de la locura. O es querer expresar tanto en un minuto (la media de lo que duran los temas del disco) que no es necesario alargarse ni extenderse.

Apenas hay paradas ni bajones de intensidad en esos viscerales concentrados de lisergia y punk, con títulos tan cerca del chiste como surrealistas, como “Corteza mandril”, “Apuren sus whiskys, convénzanse de que van a morir” u “Orfeón danos tierra”. Pequeñas piezas que hablan de cosas inexplicables, de acontecimientos que incluso se escapan a nuestros oídos. Que están hechas para oyentes finos y poco conformistas. “Presenta Alimaña", además de darte una inyección de rabia y risa por partes iguales, te exige. Te exige con la música que no conoces.

“Canción para mi amigo Chi”, es quizás la más identificable del álbum, así como “Piñata”. Tienen ambas pequeños atisbos en los que crees que vas a escuchar algo a lo que el oído puede acostumbrarse. Pero nunca van por ahí. Campamento Ñec Ñec no están aquí para esto, sino para hacer lo contrario al pop exactamente. En alguna entrevista señalan sus componentes que es un grupo de fingerpicking acelerado. Pero claro, si en esencia es esto mismo, hay que sumarle las entusiasmadas voces con delay, que hacen más difícil identificar las melodías -que las hay, pero que en esa fobia a la repetición del grupo hacen francamente difícil retener alguna. Sin embargo, invaden el subconsciente muy rápido. Quizás pedían un mayor esfuerzo al oyente. O quizás no. Quizás estaban haciendo lo que les daba la gana.

Compartir

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *