portada del disco Preseasongs

"Guitarrazos como los driblings de Magic Johnson, ritmos de tambores como mates de Moses Malone, líneas de teclado con la elegancia del Doctor J, y grooves de bajo duros como los bloqueos de Dennis Rodman. Todas nuestras canciones abordan desde distintos puntos de vista el noble juego de la canasta, desde el baloncesto callejero hasta las más altas cimas de la NBA”, así se presentan los Skyhooks. Y no engañan a nadie. Lo suyo es una banda que desprende baloncesto en cada acorde, en cada diseño, en cada título.

Nos presentan su primer trabajo, este EP con cuatro canciones intensas que destilan clasicismo y estribillos cristalinos. El álbum se abre con la canción más apropiada para ello: “Openin’ game of the season”, con el primer partido de la temporada. Un partido que gana el equipo local y que sirve para declarar su amor por el juego: “We love this game”.

En segundo lugar le toca el turno a Julius Erving -Doctor J- en “Doctor J’s malpractice”, un corte en el que muestran una mayor contundencia a base de cuerdas aguerridas, una batería furiosa y un órgano con alma de Hammond.

El momento más especial del disco llega con “El extraterrestre (ND´86)”. La única canción es castellano del EP está dedicada a uno de los más grandes jugadores que han pisado los parquets de la ACB: Nate Davis. Un jugador que logró robarle el corazón a la ciudad de Ferrol durante sus años de estancia en el OAR Ferrol. Mario Pesquera lo bautizó como el extraterrestre, y no hay definición más acertada. Nate era un jugador del 2000 en el año 86, un visitante del futuro que reinó en la ACB, saltando y anotando como nunca nadie lo había hecho antes. Y tal como apareció, desapareció… su mujer enfermó de sida debido a una transfusión tras el nacimiento de su segundo hijo, Nate se gastó todo su dinero en intentar curarla y abandonó las canchas para siempre… “Vuela alto y fuerte / un extraterrestre… Nunca tuvo suerte / el extraterrestre”.

Cierra “(The nigth that) Wilt scored a hundred points”, y es que Chamberlain no podía faltar. El hombre que anotó 100 puntos el 2 de marzo de 1962 durante el encuentro entre los Philadelphia Warriors y los New York Knicks.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies