portada del disco Please Don't Go Away

Aunque su carrera europea no acaba de despegar del todo, Tony se emperra en su carrera de baladista y nos coloca esta melodía bien concebida cantada con voz dura que nos recuerda a los grandes cantantes anglosajones de la especialidad. Arreglos correctos y buena interpretación, pero ¡cómo echamos de menos al popero de un par de años antes!.

Organillo barroco para dar la entrada del melancólico quejido “Anthem” dicha con sentimiento y con mucho violín por la retaguardia. Con todo, un disco alejado del estilo que tanto nos había encandilado anteriormente, pero con la calidad necesaria para merecerse un respeto dentro de la larga discografía del artista

Compartir

1 2 3 5

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies