Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Pesadilla Adulta
portada del disco Pesadilla Adulta

Repiten Juanita y Los Feos en formato de larga duración. Cierto es que su última entrega como EP -"Despacho Oval" (Discos Humeantes, 2011)- no lleva demasiado tiempo en las estanterías de las tiendas y que conciertos donde comprarlo directamente como el de Madrid en la sala El Sol con Novedades Carminha todavía permanecen recientes en la memoria de algunos de los que tuvimos la ocasión de estar allí. Pero en lo que a estrictos LP se refiere, la banda nos había hecho esperar desde 2007, fecha en la que editaron "Juanita y Los Feos" (Dead Beat / Gramaciones Grabofónicas, 2007).

Los catorce temas de este disco se grabaron en los estudios Tigruss de Gandía (Valencia) en abril de 2011. Mezclado en El Castillo Alemán por Carlos Hernández unos meses después, en octubre, que también colaboró, junto con Rubén Suarez, en la masterización. La elección final de quién iba a realizar las mezclas fue, en contra de lo que se hizo en el pasado, resultado de un cuidadoso proceso, con varias pruebas anteriores.

Vistosa y colorida portada diseñada por La Camorra, o lo que es lo mismo, la asociación de Anibal (teclista del grupo) y Ángel (bajo) en estas cuestiones artísticas. Fotos por separado de los componentes en un paisaje dominado por la presencia de un colosal pedazo de carne.

Uno cree estar ya acostumbrado a la apuesta decidida de Juanita y Los Feos por desconcertar al oyente; de hacerle sentir sin referencias válidas con las que poder enfrentarse a su música; de privarle de la brújula y mapa con los que adentrarse en la exploración de su proyecto. Y, sin embargo, basta con escuchar un disco como "Pesadilla Adulta" (Munster, 2011) para comprobar que de nuevo, felizmente, la sensación de estar totalmente indefenso nos vuelve a pillar de imprevisto. 

Para empezar, a pocos se le escapará el detalle de que un sello como Munster haya apostado por una banda en activo. Inmersos en una más que interesante labor recuperadora de pequeñas joyas del cancionero nacional, son escasos los grupos que puedan presumir a estas alturas de carrera de pertenecer a la escudería de Iñigo Munster. Con él mantiene el grupo, via La Camorra, una relación profesional con cierta solera ya. A pesar del flirteo desde las posiciones de la banda para editar alguno de sus trabajos, nunca antes había fructificado proyecto alguno en este sentido. Diríase que a las oficinas de la calle Espoz y Mina llegaron variados y positivos informes desde diferentes fuentes que motivaron la oferta para la comercialización del disco de los madrileños. Gran emparejamiento sin duda para las dos partes.

El nuevo disco de Juanita y Los Feos sorprende de inicio con la calidad exquisita de su sonido, lograda tras el arriba mencionado proceso de selección de las mejores manos para mezclar el material inicialmente grabado por el grupo. Unas guitarras que ganan en la opacidad y contundencia requerida para crear atmosféricas envolturas, unos teclados que, responsables en gran medida del "tono vital" de las canciones, deciden alocar los ritmos o convertirse en los telones de fondo justos sin perturbar al resto de melodías. Nos comentaba Ángel haber buscado líneas como las que marcaran, por ejemplo, The Cure o The Smiths en otras épocas y latitudes, y aunque uno fracasa en enfrentarse con dichos moldes estrictos a la escucha del disco, ambientes hay en varios temas en los que las texturas son densas como las que nos propone el bajista. Más allá del guiño que parece verse a "Killing an Arab" de los de Robert Smith en "Traga, Mastica, Vomita", momentos de las guitarras de "Lunes otra vez" o "Kurva" pueden apuntar a esas coordenadas.

Motivo extra de desconcierto pudiera ser el arrancar el disco con una maravilla. "El final" es un tema sin fisuras, de los que atrapa y no suelta. A mi me agarró tiempo atrás en los conciertos de esta última etapa de la banda, y sabedor de su inclusión en el nuevo disco, me valió como excusa para esperar con ansia su edición. Sus condiciones de sencilllo imbatible saltan a la vista. La sorpresa viene del que pudiera ser todo un derroche, al presentarlo desde el primer momento, poniendo así el listón altísimo para lo que resta de álbum. Y no es derroche porque más adelante uno encuentra otras joyas como "Hostal Osona", que con su espectacular comienzo a base de guitarra, bajo y teclado te dispara a mundos synthpop, nubes oscuras, alegrías nueva ola...

Pero las posibilidades son muchas y variadas para poder disfrutar de la poliédrica oferta. La versión de Paco Frutos y Esposa ("Mujer rubia, hombre moreno") es sólo una opción si te gustan aires punk, oscuros; puedes imaginarte a Glutamato Ye-yé en alguno de los rincones de "500 Muertos" o "Autolesionarte"; "Kurva" es otro pequeño espectáculo, con una letra que, aunque breve y cortante, es todo poesía dedicada a una prostituta...

Precisamente las letras abren otro capítulo a destacar. Consigue el grupo ofrecer la mayor de las aparentes frivolidades con sus teclados alocados en ocasiones y sus revestimientos de una díscola new wave, con temas de apocalípsis, lluvia radiactiva, pájaros muertos, terrorismo islamista, muertos, asesinatos... No hay apenas una canción que se libre de semejante panorama. Éste es el universo de Juanita y Los Feos por otro lado. Las anorexias y bellezas estúpidas ("Traga, mastica, vomita") o las flagelaciones y autolesiones ("Autolesionarse"), por ejemplo, no son nuevas en el repertorio de la banda.

Juanita, por su parte, sigue manejando los tiempos como el tema requiere. Se somete a la disciplina del mismo si así es menester, o lo dirige con gorgoritos, rupturas de ritmo, tonos más chillones etc. En "Circo Roma" contribuye al ambiente robótico del tema, en "Mujer rubia, hombre moreno" se acerca a coordenadas de Silvia de Ultimo Resorte...

Tan sólo me surge la duda de "Lobos". Alejada de la tónica del resto del disco, sus aires vaqueros, me retrotraen a los tiempos de Alaska, Loquillo, Kiko Veneno y los pupitres de atrás de las clases de La Bola de Cristal. A pesar de una letra enorme ("Saqué el cuchillo del fondo del cajón / Disfruté tanto perforándote el pulmón"), los aires fronterizos con el teclado alocando las cosas se me quedan algo descolgados de la sobresaliente media del resto.

Menudencias ante una inmensidad de disco. Bienvenido sea el desconcierto si llega de la mano de Juanita y sus Feos.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies