portada del disco Paco Ibáñez en el Olympia

Doble LP que recoge el histórico concierto que Paco Ibáñez ofreció en el famoso Olympia de Paris el 2 de diciembre de 1969 solo acompañado de una guitarra y de un público que lo arropa, que canta junto a él y que se sube al escenario para rodearle y ofrecer todo su calor. En opinión de muchos es el mejor disco de La Voz Libre de España, no es esa mi opinión, pero he de reconocer que es el más emocionante y del que Paco Ibáñez salió convertido en un mito por siempre jamás. También es seguramente su disco más vendido y escuchado, al menos en España.

Abre el recital con tres temas lentos, amorosos, casi desmadejados, lo anima con “Lo que puede el dinero”, tema recurrente y mordaz contra el excesivo valor social de lo económico y estrena un nuevo tema, ese “Soldadito boliviano”, letra y música de Paco Ibáñez, escrito a la muerte del Che Guevara, seguido de “A galopar”. Es el momento en el que el recital se dispara hacia el espacio. No será el único estreno del recital. Otro tema decisivo en el futuro de Paco Ibáñez, “La mala reputación” de George Brassens será interpretado en este recital, bastantes años antes de ser grabado en estudio.

Con un público enfervorizado aborda los cuatro últimos temas en un crescendo vibrante. Por este orden “Me lo decía mi abuelito”, “Andaluces de Jaén”, “La poesía es un arma cargada de futuro” y la apoteosis final en forma de bis de “A galopar”, el himno con el que desde entonces siempre cierra todos sus recitales.

No fue fácil conseguir los permisos legales para la edición de este álbum, que, como había ocurrido con otros, primero llegó procedente de la edición francesa. Hoy es historia pura de la música española.

José Agustín Goytisolo escribe en la contraportada del disco una definición de lo que significa ser un cantautor:

«Cuando se derrumbaron las civilizaciones griega y romana, en Europa comenzó un largo periodo de retroceso cultural. Desaparecieron los grandes poetas, desaparecieron los grandes teatros donde se escenificaba para un gran público. La cultura se encerró en algunos conventos y estaba al alcance de sólo una minorías.

Fue en la Provenza, en el siglo XII en donde aparecieron los primeros trovadores (trovador o halladores) de palabras felices, no escribían en latín, sino en la lengua de OC.

Se llamaban así para distinguirse de los intelectuales que escribían en latín. Los trovadores eran gente culta, alegre y satírica que se expresaba en el idioma del ciudadano común. Componían la letra y la música de sus canciones, y este era su oficio. Sus obras eran interpretadas por los juglares, origen de los canto-autores de hoy, que además de saber cantar sabían también dominar diversos instrumentos musicales. A veces estos juglares componían también la letra y la música, como lo hacen los canto-autores de hoy.

El éxito de los trovadores y juglares y su enorme influencia sobre las gentes, asustó muchas veces a los detentadores del poder: el concilio de Letrán prohibió a clérigos y monjas tener trato con los trovadores y juglares, a los que definió como gente disoluta y libertina. Pero también del mismo poder eclesiástico hubo gente que no pensaba lo mismo: Francisco de Asís y sus discípulos rompieron esta prohibición al llamarse ellos mismos “juglares del Señor”.

Los trovadores, juglares y canto-autores de hoy día han mantenido enriquecido este oficio, pero también, como antes han sido mal vistos en muchos países, han sido prohibidos, marginados y hasta encarcelados.

Pero ahí están, trovadores y juglares de hoy, como antiguos y gastados luchadores en favor de la alegría y de la libertad.»

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies