portada del disco Nuevos Dioses

Flamante nuevo LP de Grupo Sub-1, editado además con el sello alemán Ptrash Records, que lo saca en dos versiones. Por un lado, una edición limitada para los miembros del club asociado al sello con portada serigrafiada y por otro, para el resto de los mortales, versión con portada en poderosos efectos 3D. Sale en esta última, la que hemos manejado, el grupo en pose apocalíptica tipo "Mad Max" (George Miller, 1979), en un escenario de piedras casi volcánicas al que Esteban Palazuelos consiguió llevar a la banda para la sesión fotográfica. Semejante emplazamiento, del que tan sólo nos quisieron revelar su proximidad a la capital, ya había sido utilizado por el fotógrafo en ocasiones anteriores con diferentes protagonistas. Ciertamente impresiona el efecto tridimensional con la pose rotunda de la banda, que se hace incluso agresiva con la mueca felina de Poison en la contraportada. Colaborando al tenebrismo de la escena, Spidey, brazos cruzados al pecho, se ha convertido en el hombre araña negro, el malo.

En el interior, gafas para apreciar las perspectivas y fondos de la portada, la hoja con las letras y una foto a modo de cartel anunciador de película de cine... Quizás sea todo este cuidado en lo detalles lo que provocó el retraso de su edición final, en junio de 2011, teniendo en cuenta que los temas se grabaron en febrero de 2010, en un solo día además, en los estudios madrileños El Submarino. De las mezclas y la inclusión de los teclados se encargaron ellos con el toque final dado por Hector Sión, compañero de Spidey en Lukas.

Comienza el disco con "Quiero que vuelva la mili obligatoria", una diatriba a modo de burla a toda la progresía más radical: "Quiero que mis canciones y mis panfletos anarquistas vuelvan a tener sentido. Quiero un gobierno fascista". Quizás sea la línea de bajo, pero a pesar de lo crudo de la canción, parece tener muy en el fondo el ritmo de un rock and roll de lo más clásico. Transcurre en la línea de pensamiento de lucha continua contra el panfletismo de Webelos.

Otro ejemplo similar es el de "Es lo mismo": "Tu panfletismo es lo mismo que el nacional socialismo" canta Mugretone; luego se le unirá a los coros Poison. Teclas y batería parecen llevarte al trote en un tema que termina endureciéndose. Evidentes reminiscencias del tema "El nazi eres tú" que sacaran en su primer EP "Cero en Matemáticas" (Blondes Must Die, 2006)".

"Víctimas del pasado" es el segundo corte y arranca con una dureza inusitada. Los riffs de guitarra, que sólo se atemperan por la entrada del teclado, son equiparables a lo más duro del espectro del punk.

Es interesante constatar, a cuenta de la condena a repetir los errores del pasado, las continuas menciones de carácter histórico que hay en el disco: María Antonieta, Adolf Hitler y los tintes sepia de la época de la transición española con Adolfo Suárez.

Siguen siendo un grupo terrible, irreverente e incorrecto y como tales parecen comportarse  por ejemplo en "Copiotas", una posible mirada al ombligo en la que además aprovechan para incluir a modo de cuña publicitaria mención a su LP anterior: "Tercer Grado en Leningrado" (La Vida Es Un Mus, 2007). Se sienten plagiados y así lo denuncian para cerrar la primera cara del vinilo. Consiguen que en lo que das la vuelta del disco para oir la cara B, repitas el estribillo de la canción. Es pegadiza.

La segunda cara empieza con algo que más de uno se habrá preguntado alguna vez: ¿Qué pasaría si del portal de Belén desaparece la pieza más importante, el Niño Jesús? Tema ideal de haber llegado a tiempo para el recopilatorio aquel de "Navidades Radiactivas" (DRO, 1982).

El LP parece deber su título a "Fuimos dioses por un día", con aires, al menos en las letras al "Heroes" de David Bowie. Poison le da un tono algo menos arisco, sobre todo en el estribillo, que está muy bien.

No me queda claro si "Urgente" se refiere a la impaciencia porque algo ocurra, que las cosas cambien o simplemente se trata del chico quejándose de la chica. En cualquier caso está muy bien. Trepidante, Mugretone no da tregua. La batería exigida hasta el límite.

"Europa nuclear" supone la cuota esperada a paisajes futuros tras desgracias nucleares que tanto gustan al grupo y que ya desarrollaran profusamente en "Tercer Grado en Leningrado".

Si la versión que hiciera Olga de Volga del tema "Magnetic heart" con su grupo posterior The Lewd, ya mejoraba la original de VS, no sería arriesgado aventurar que la que facturan en este disco Grupo Sub-1 es incluso mejor. Cierra el disco y desde luego que deja un gran sabor de boca. La línea de bajo, exigida quizás algo más en este tema, es de lo mejor.

De alguna manera el grupo consigue introducir más dureza en sus temas inyectándoles a pesar de todo melodías que te atrapan y se instalan en tu cabeza. A lo mejor basta eso para colocarlo algo por encima de su LP anterior.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies