Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: No te Bañes en el Río
portada del disco No te Bañes en el Río

Si en 1974 Los Albas estaban a la orilla de la mar y en 1975 habían encontrado un amor en el mar, en 1976 cambiaban la cosa marítima por la fluvial, previniéndonos de los múltiples peligros de todo tipo que conllevan los baños de río. Este LP, último que grabarían para Belter, explota los dos filones del grupo: las peculiares versiones de temas hispanoamericanos y las canciones veraniegas a ultranza.

En el primer grupo boleros acelerados como “Mira que eres linda” o “Ansiedad”  y corridos mexicanos de toda la vida como “Yo vendo unos ojos negros”. En el segundo, la canción que da título al long play y otras por el estilo. En total, una decena de canciones que conforman un disco mediocre y absolutamente similar a títulos anteriores. La fórmula Albas estaba definitivamente muerta y enterrada, a pesar de que todavía las ventas aguantaban. Hasta “Quiero”, basada en la pieza para guitarra que Narciso Yepes interpretaba en la película “Juegos Prohibidos” (René Clement, 1953), se convierte en una versión de juzgado de guardia en manos de Los Albas.

“No te bañes en el río” tiene un cierto deje andaluz en los punteos que la distinguen un tanto de otros títulos estivales de este mismo grupo. El bolero “Ansiedad” queda reducido a un número para el meneillo verbenero. La versión de “Yo vendo unos ojos negros” es cuando menos, curiosa, y detrás se nota un cierto esfuerzo por no repetir arreglos e instrumentaciones. El resultado no es del todo malo.

El cuarto corte es una versión del viejo “Let's dance” de Chris Montez, que había vivido al final de los 60 una cierta revitalización en la versión de los suecos Ola & The Janglers. Esta canción la llevaban muchos conjuntos en su repertorio de directo, pero pocos la grabaron. Es también una canción playera, pero esta vez nos remite a las playas californianas y el surf.  Otra pachanga no exenta de una cierta retranca en la letra es “Rosita”, un bodrio de diámetro bien ancho.

Aunque son los menos, también hay algún tema lento y azucarado, caso del pesado “Llévale flores”.

En la carátula que figura junto a este comentario aparecen solo tres Albas. Qué no cunda el pánico. Seguían siendo cuatro. Lo único que ocurre es que corresponde a la edición en cassette y el cuarto queda oculto por el doblez del papel. Y es que el formato cassette se les daba a Los Albas la mar de bien y vendían en estos postreros años de su carrera tanto o más que en vinilo.

Compartir

1 2 3 4

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies