portada del disco No me Digas que me Dejas

El debut discográfico de Melodrama se hizo esperar, pero mereció la pena. Se trata de un sencillo que contiene, no ya dos de las mejores canciones de su repertorio, sino de todo el pop cantado en castellano. Dos excelentes melodías brillantemente interpretadas que arropan a unas letras llenas de sentido del humor elegante, inteligente y entrañable. No de las que producen carcajadas, sino de las que ponen una sonrisa en el que las escucha, que empieza con el primer acorde y dura hasta mucho después de terminar el disco.

La primera, "No me digas que me dejas", más nuevaolera, enumera una serie de reproches amorosos un tanto patéticos pero, irónicamente, bastante cercanos. ¿Quién, en alguna ocasión, no ha hecho toda clase de tonterías, cambiado sus gustos y costumbres, mimetizándose con la persona amada, sin que eso sirviera para nada? "Hoy que altivo llevo aquel peinado especial / que a ti te gusta tanto y que me cae tan mal / No sabes qué es lo que te pasa /¿Será que hay otro, quizás?"

Y la segunda, que podía haber sido perfectamente también Cara A, con un toque más sesentero y melódico, cuenta una historia de ensoñación y frustración amorosa en el que la silueta del Tibidabo sirve como referencia para distinguir la realidad del sueño. "El Tibidabo a dónde fue / estaba soñando / ¡me cago en diez!"

Un disco imprescindible, y una buscadísima y muy cotizada pieza de coleccionismo.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies