Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Niza
portada del disco Niza

Producto de su época, este "Niza" (Elefant, 1999) resume en sus breves cinco canciones el momento que vivía un cierto pop independiente que emergía desde foros de Internet, docenas de fanzines que regalaban cassettes (no hablamos de la prehistoria), y con la parte en contra de la denominada “escena” y mucho más aún de los medios, que los miraban entre el desdén y la hostilidad manifiesta. Una generación de grupos que no denostaban los años 80, que no tenían por qué santificar a Pixies - Sonic Youth como únicas vías de expresión y que dejaban de lado el chapurreo del inglés por el idioma propio.

Niza, desde el principio, se pone en cabeza de este nuevo movimiento y no tardan en grabar para un sello de tanto prestigio como Elefant. El EP cojea de lo mismo que muchos de los de aquel momento. Una excesiva querencia por temáticas escapistas ahondando en los tópicos extraordinarios que dejó el manual de viajeros que fue el disco de Family; músicas sintéticas y poco trabajadas con ritmos pregrabados, voces más bien desafinadas, y guiños a una especie de infantilismo que a veces en tipos que pasaban la treintena se hacían difíciles de digerir. Las fotos y las canciones sobre los sugus están bien para Raulito pero no sé qué tanto para grupos de pop más o menos serios. O que quieren que los tomen en serio. La floja “Tengo hambre de bombones” es la representante aquí del catálogo de tópicos habituales sobre el tema.

Pero Niza no sólo era eso, y consigue un refrescante disco con momentos muy conseguidos, como la ramoniana “Me da igual”, muy en la línea de los padres espirituales del asunto Los Fresones Rebeldes, o de otros de los grupos punteros como fueron los murcianos Vacaciones. Sin embargo, la medalla de oro se la lleva la canción más diferente del lote, “Estival”, que significaría una pista de por dónde se dirigirían los tiros cuando el empacho de piruletas y las ganas de ser tomados como “artistas” llegasen al dúo (sobre todo a su compositor principal, Roberto). La forzadísima forma de cantar de Silvia que no llega al tono necesario en el falsete no es definitivo para esta miniatura delicada, joya del disco.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies