portada del disco Música para Subnormales

Domi Delgado fue, principalmente, el Humano Marrano, en su faceta de proyecto personal. Una de las cintas que editó bajo la autoproducción encubierta del sello Superproducciones Manolito con contenido propio, esto es, que no fuera recopilación de grabaciones que le hiciera a otros grupos (la mayoría de las veces junto a Javier de Lorenzo) es esta "Música para Subnormales". La recupera ahora Los Ochenta Pasan Factura en formato de CD, respetando como portada el encarte original de la cinta de cassette que se vendía por entonces a unas 400 pesetas de la época.

Los temas se grabaron en el estudio casero La Trucha salvo tres canciones que quedaron registrados en Manzana, con la asistencia del ya mencionado Javier de Lorenzo.

Recuerda en su crudeza y su aire de grabación artesanal a P.P. Tan Solo el que quería ser guitarra de Siniestro Total. La apuesta aquí del canario es, sin embargo, por la electrónica, rupestre y de preparación casera, pero electrónica en definitiva.

Acelera la voz, o la modula para que suene distinta. Uno de los casos más evidentes es en "Roskette en New York", un guiño o broma a cuenta de Arte Moderno y su tema "Ninette en New York", del que parece hacer versión o parodia. En este caso la cuestión técnica es obligada porque sus paisanos la habían tratado de forma similar en su versión original. Bromas aparte lo cierto es que el resultado es bastante sobresaliente, y a uno le viene efectivamente en algunos pasajes la canción con la que se estrenarían el proyecto de Juan Belda y Javier Segura.

A Domi le ayudan con voces: María pone coros en el "Himno", "Rasta mama" y "Coli", y a Silver, compañero en Familia Real (y que luego también militaría en Ataúd Vacante y 13 Motos) le da el micro para que haga de cantante principal de la sinuosa "La máscara (agobio)", probablemente uno de los temas menos frívolos o irreverentes de toda la cinta.

"Primavera" es el corte que más te haría pensar en El Aviador Dro y sus Obreros Especializados o Los Iniciados, mientras que la invitación a los "subnormales" para salir a la pista de baile en "Ñaka-ñaka jú" tiene, probablemente algo del "Disco pocho" de Derribos Arias.

Ejemplo de este aire de chunga constante es el que destila la canción "Tres minutos" con la que, como efectivamente informa su título y su repetitiva letra, rellena lo que le quedaba a la cinta de cassette original que editó. Su sonido es, nuevamente el del Poch más festivo y alocado.

Se manifiesta totalmente en contra de lo que represente, no ya el folklore, sino lo relacionado con la cultura cañí española en "Castañuelas malditas". Mucho más festiva, acudiendo a esos aires de tecno rupestre, es "Las pirámides"

Termina el CD, a pesar de lo que marca la lista de canciones, con "Golpes bajos", donde no queda claro si hay una referencia a la banda gallega de igual nombre.

A la espera de tener acceso a las otras cintas que editó como El Humano Marrano, este CD constituye la llave más directa a lo que era el unvierso musical estrictamente en solitario de Domi Delgado.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies