portada del disco Mundo Caracol

Desde el comienzo con "A tu casa" uno ya intuye que algo no va a terminar de funcionar en este disco, el cual tiene muy buenas intenciones, supone una ruptura con todo lo anterior y tira por una vía mucho más experimental y vanguardista, encontrando plenos aciertos, pero también con auténticas marcianadas indigeribles.

Así, el disco bascula entre detalles que sorprenden para bien como la psicodelia beatleniana de "Mundo mágico" -¡parecen Sidonie, ja!, y otros que no tanto: canciones como "Pollito" sólamente cargados con mucha paciencia y bondad pueden no ser calificadas de insufribles. Otras, como "Vendiendo amor" o "C.E.E. Carretas" son simplemente intrascendentes.

Afortunadamente, el disco contiene "Falangista", una fantástica e irónica canción en la onda del "Canta con nosotros" de Glutamato. Una típica mofa con un ritmillo naïf bastante simpático a golpe de ska similar al de "Viaje por países pequeños" de Poch que es sin duda un clásico de la formación. Muy divertida.

En "Dulce Mozarella" se intenta crear una suerte de "Sweet Child O'Mine", una balada épica y emocionante con sabor a clásico del rock. Por su parte "Zis zas" es la más electrónica del lote, y recuerda a los trabajos experimentales de Antón Reixa, sobre todo por su speech y su registro jazzístico.

Esta vena experimental, que en realidad envuelve todo el disco, encuentra su continuación directa en "Asi siempre igual". Como hicieran Mecano con su "No controlo nada", tecno pop con influencia de The Human League y el acid house del final de Dinarama. Una canción bastante innovadora, en la que uno incluso puede encontrar vestigios a lo Daft Punk.

Para el final con "Las piedras I" y "Las piedras II", uno tiene que sentarse. Un auténtico ejercicio de surrealismo, un cuento musicado en el que unas piedras protagonistas en la historia han de lidiar con las excavadoras malignas de una constructora, algo muy vigente, por cierto. Como curiosidad no está nada mal, un auténtico delirio procedente de unas mentes lisérgicas, pero quizás en el contexto de un disco queda un tanto extraño. De todos modos, valorado como genialidad o no, en líneas generales el disco es bastante flojo.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies