portada del disco Mujer

El estreno en solitario de Marta Sánchez sigue siendo hoy día su álbum más exitoso en cuanto a ventas se refiere. Suele ocurrir que cuando un solista abandona su banda, su primer disco levanta una gran expectación. Pero en este caso, además, Marta Sánchez arrastró tras ella a buena parte de los seguidores de Olé Olé.

Bajo la producción de Christian de Walden y Ralf Stemmann, el sonido pop de este "Mujer" (Mercury, 1993) se decanta por una base de baile con toques de soul y funk. Llama la atención los aires de gospel de "Amén" y se agradece que, a diferencia de lo que ocurre muy a menudo con cantantes de corte similar, el álbum no se plague de insufribles baladas con la única coartada de mostrar al mundo las muy portentosas cualidades para el canto de su intérprete, por lo general a base de gorgoritos y eternos agudos. En otras palabras, si bien Marta posee una gran voz y bien que hace gala de ello, se encuentra equilibrado y no pierde la pista ni la intención de cada canción.

De hecho es escaso en temas lentos -"Cuidado" y "Lejos de aquella noche", más un medio tiempo, "De mujer a mujer"- y abunda más el aire festivo. Así es el primer sencillo del álbum y canción que lo abre y cierra -en su versión en inglés-, "Desesperada".

De este modo, Marta se estrena con un disco agradable y divertido, aunque un tanto genérico y despersonalizado que, claro, habría que perfilar más para encontrar en él lo que hace excepcional a su intérprete. Pero, en fin, supuso un gran éxito y un visto bueno al camino emprendido.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies