Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: M.O.S
portada del disco M.O.S

El primer disco de Julio de la Rosa supone la capacidad del autor de expresarse líricamente de forma mucho más libre de lo que lo había hecho en El Hombre Burbuja, y desterrando lo experimental de éstos. Muchas veces sobreactuando, sin embargo, mucho menos que los cantautores con quienes se le compara habitualmente, como Bunbury o Vegas, en su caso tiene más sentido pues es capaz de encontrar el tono adecuado respecto a lo que está contando. Generalmente, se pone en la piel del engañado que reacciona con un odio descomunal ante los desplantes de un antiguo amor (“Uno de sus juegos”, “Otra felicidad”).

Por otra parte, es mucho más directo que su continuación, "Las Leyes del Equilibrio"  (Recordings From the Other Side, 2005), y suele eliminar los adornos y las complicadas estructuras en favor de canciones más directas. No cabe ninguna duda de que el principio ya es incisivo con “A pleno sol” y “De no verte”, sin embargo baja el tono con “Canción en braille (segunda parte)”, una de las más interesantes tanto a nivel compositivo, como lírico, para después dar paso al doloroso poema de “Otro de sus juegos”, cercano a Nick Cave en sonido y a Los Planetas en temática (siempre de una forma menos distante que estos). Más similar al australiano es “Otra felicidad”, cuyo desgarro hace al protagonista cerca de la locura (será difícil oír una voz tan desgarrada a Julio de la Rosa en discos posteriores).

“M” es un acústico interludio que apaña con unas voces de fondo, y de cierto corte planetero. La garra se va perdiendo a favor de un rock oscurista, tanto que apenas destaca la segunda parte del disco. Es curioso, no obstante, lo mucho que acaba pareciéndose al Sr. Chinarro de "El Porqué de mis Peinados"  (Acuarela, 1997) en “Más tus huellas que mis pasos”. Otra señalable es “Entresueños” que parece una composición más moderna en su discografía, y está más cercana al trasunto de Tom Waits que es el jerezano en “Las Leyes del Equilibrio”.

En cualquier caso, Julio de la Rosa es un compositor con muchas aristas, nada fácil de ubicar, ya que en cada disco el discurso sonoro es diferente. Si bien aquí el espíritu de Nick Cave and the Bad Seeds es el que predomina, en su siguiente álbum será otro de los bardos del siglo XX de quien obtenga más inspiración.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies