portada del disco Monstruo #1

Monstruo debutaron discográficamente autoeditando esta obra a principios de 2012. Según ellos, lo casero no es una obligación sino una decisión consciente y coherente con su ideología (el sello que luego formarían, Porno, tiene como lema “Prescinde de los autómatas. Faino ti mesmo”).

Lo cierto es que el sonido lo-fi llama la atención poderosamente en este "Monstruo #1" (Monstruo / Porno, 2012), aparecida a principios de 2012. Fue grabado en un polígono industrial, según su productor Tenreiro, para “conseguir una obra, en palabras de Fiske, 'semióticamente democrática', es decir, que delegue la producción de significados y placeres en sus espectadores”. Es decir, distinguir guitarras o batería entre la maraña de ruidos se hace complicado, por lo que es el oyente el que debe deducir lo que está escuchando. Los chirridos metálicos se acumulan sobre lo que a veces parecen estructuras pop (“Implosión”), otras, sonido noventero a lo Mudhoney (“Ballet mecánico”) y, la mayoría, punk oscuro (“Chick-a-boom”, “Una fiesta”).

Los que se descargaron el álbum se encontraron con la pista oculta “Campeón”, quizás la más radical de sus propuestas, que incluía collages de eslóganes publicitarios y una frase que marcaba su posicionamiento generacional: “Nunca seamos como nuestros padres”.

En definitiva, el disco es interesante en sus planteamientos (y más para un grupo de su juventud) pero peca de pretenciosidad (las palabras de Tenreiro le habrán granjeado más de una colleja) y de definición.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies