portada del disco Megadiez

Primer disco de Webelos tras las dos maquetas que editaron con su sello Tres Cipotes. Es precisamente con objeto de poder registrar su debut en vinilo con su propia etiqueta que, a pesar de la oferta recibida desde Producciones Esporádicas, se prefiere la coedición del trabajo.

Impactantes tonos claroscuros para la portada, en la que el título del disco se adapta al logo de la banda de heavy Megadeth. Poison Bambee pasa de la minifalda y cueros con látigo de la foto de la parte frontal a cabellera india en la contraportada. El sonriente Speady es el que menos cambia, enmascarado como va en su disfraz de Spiderman.

Mugretone nos contaba al respecto de su primer trabajo en vinilo: "Jactarnos de grabar el primer single en un cuatro pistas y que encima nos sobrasen dos, era el colmo de la chulería para muchos, que no entendían nuestra pasión por el Lo Fi". Claro, semejante ahorro en el número de pistas lleva consigo sus consecuencias, y si algo caracteriza a esta primera entrega de los madrileños es la aspereza y crudeza del sonido. En algunos temas se encuentra uno con dificultades incluso para seguir las letras. Es probable, de todas formas, que sean estas rotundidades y oscuridades sonoras las que precisamente buscaba el grupo en su bautismo de fuego.

Se abren las hostilidades con "Feministas", tema breve que arranca con distorsión de guitarras y que cantada por Poison hace que la bofetada contra los grupos feministas gane contundencia.

"Acción" empieza con ritmos de Ramones (también "Chupacabras" por cierto) para endurecerse progresivamente. La suciedad en las guitarras, como en la canción anterior, me recuerda a Radikal HC

Algunas veces, las canciones de Webelos parecen estar construidas a partir de rock and roll clásico, al que se acelera, ensucia y engrasa para darle un toque personal. "Fui un rockabilly adolescente" pasaría por ser el ejemplo en este disco.

Hay algo de conexión con Ulan Bator Trio. Evidentemente no en el sonido, porque el de estos últimos viene condicionado por el instrumentaje casero ideado por ellos. Pero en alguno de los aspectos de la provocación; sus referencias a lo troglodita o su reivindicación al punk mongolo. Claro, "El baile del mongolo" es un ejemplo perfecto. No en vano los de Valencia tienen su particular baile mongolo: el "Caga traga" en "Bailando El Caga Traga" (Alehop!, 1997).

Mugretone nos recomendó poner como audio para esta reseña "Chute de esperma". Es de entender, tiene la componente justa de toque siniestro y guitarra chirriante. No defrauda.

Posteriormente se reeditaría en 2009 con el sello Bowery con alguna variación en el diseño. Por un lado la portada cambia, sobre todo, en el tipo de letra utilizado para el nombre del grupo: de los caracteres deslizantes y monstruosos de la edición de 1999 se pasa a una letra mucho más redondeada y con la doble SS final. También la contraportada registra el cambio en la tipografía del grupo.

En definitiva un disco, breve por la velocidad a la que ejecutan las canciones, al que de seguro se le pueden encontrar pegas, pero que si eres aficionado al punk, te gustará oir más de una vez.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies