portada del disco Mass Volumen

Sencillo editado por el sello paralelo de Mugretone, Discos de Mierda, a partir de las dos maquetas que grabaran Más Volumen. Los dos primeros temas corresponden a la primera, con Julián al bajo, mientras que los otros dos son de una segunda maqueta y tenía ya a Antonio Muñones a cargo de ese instrumento.

Se editaron noventa y nueve copias a razón de unas treinta y tres por cada una de las tres portadas que se diseñaron. Una, tenía la efigie de Adolf Hitler de la portada de su libro ideario "Mein Kampf (1925)", la segunda mostraba a alguien en camisa de fuerza y con careta de cuero, y la tercera tenía una cara a modo de grito de street punk, oi! o como quieras llamarlo. El sencillo venía acompañado por un libreto con una biografía del grupo.

Provocación es lo que destilaron en su corta existencia Más Volumen, y provocación es lo que buscaba Mugretone con la selección que hizo escarbando en las grabaciones que hiciera el grupo.

Comienza el sencillo con una breve intro, en la que de forma tajante: "Yo soy Dios porque yo lo digo". Su grupo es la hostia; bueno eso dicen en el más puro estilo Webelos.

Y en similar actitud se muestran políticamente incorrectísimos desesperados por no encontrar el "Mein Kampf" (1925). La idea es no caer en la trampa de indignarte por impostadas actitudes políticas y simples frivolidades sobre temas escabrosos y centrarte en la intensidad de la música.

Para aquellos que prefieran, sin embargo, no seguirles el juego y llevarse las manos a la cabeza ante estas veleidades, convendría recordarles que "Stress", un auténtico pelotazo de intensidad, es prácticamente una adaptación del "Work together" de los galeses The Oppressed.

A todo esto, el disco empezaba con "Punk, qué punk?" que no sólo en el título, sino en los estribillos hace mención a los recopilatorios de DRO con dicho nombre. Inapelable; es un himno.

"Vuela", con la que se cierra es también un ejercicio de punk de alta intensidad. El metro de Madrid como ejemplo de convivencia impuesta con el resto de la ciudadanía. "El metro es de todos, jode tu parte", decían jugando con el logo del suburbano.

Recomendable a más no poder. Eso sí, me quedo con la portada que aquí se incluye en la reseña.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies