portada del disco Máquina

Almanzora apuesta por el tecnopop... y la caga. Sus canciones, perfectamente interpretadas por otra parte, suenan huecas porque nadan en un mar que no es el suyo. Tocan mejor que los chavales que empiezan en el tecno, tienen más medios y experiencia, pero les falta autenticidad. Como ocurrió con otros músicos de esa época, no comprendieron que un nuevo estilo musical no consistía en copiar los clichés e incluso mejorarlos, sino en adoptarlo como un estilo de vida.

Así todo el LP desde esa "Máquina", probablemente inspirada en la de Radio Futura, que abre el disco hasta el "Cowboy del espacio" que suena a música de máquina tragaperras, es un quiero y no puedo adaptarme a un nuevo estilo ajeno en el espacio y en el tiempo a lo que primero Los Puntos y luego Almanzora habían hecho durante casi quince años.

El resultado general es mucho teclado, baterías autómatas (ya es triste que un buen batería intente imitar una caja de ritmos; es decir, justo al revés de la idea que propició este invento) y letras más o menos estelares.

No todo es tecno, aunque este estilo informa todos los temas. Así encontramos una "Jamaica en silencio", una bella melodía a ritmo de ska y sobre todo una enorme "Minas de Almadén", buena letra y música que recuerda a algún famoso tema de Simon & Garfunkel. Pero son gotas de calidad en un océano de mediocridad.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies