Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Maga
portada del disco Maga

El segundo disco de Maga fue objeto de encendidas polémicas entre los fans del grupo, que vieron cómo la inmediatez y la exuberancia de los estribillos del debut dejaban paso aquí a canciones más complejas e inasibles. Y es que el “disco negro” de los sevillanos es, en efecto, un trabajo de difícil asimilación, en el que abundan extrañas modulaciones en la voz y en las melodías de Miguel Rivera, y en el que predominan los modos menores y el tono intimista.

Aunque quizá la diferencia más destacable respecto al debut es la meticulosa labor de producción (a cargo de Jorge Gil y la propia banda) que hay  detrás de estas canciones y que marca distancias con el sonido un tanto amateur de la primera entrega. Las guitarras adquieren un mayor protagonismo, una tendencia que se acentuaría aún más en el siguiente trabajo.

El arranque es prometedor. Una delicada miniatura instrumental, puntuada por una filigrana de la celesta y por el insistente pulso de una base electrónica, hace las veces de intro para “Astrolabios”, una de las mejores canciones del disco, con un estribillo redondo. La primera mitad del álbum, con la hábil indietronica de “Un lugar escondido” , la épica de “Blanco sobre blanco” y los clasicistas arreglos de cuerda de “Azul cabeza abajo”, resulta bastante notable.

Los problemas llegan con una segunda mitad en la que Rivera cae con demasiada frecuencia en unos insufribles excesos vocales (“Catálogo de esferas”) y en la que la fusión entre la épica guitarrera y las melodías laberínticas no termina de funcionar (“Crujidos de reloj”, “El ojo espejo”). La excepción es “Elka”, una maravilla minimalista, con una inspirada melodía con sabor oriental.

Es fácil comprender por qué este disco tuvo una acogida tan fría. Digamos que se trata del álbum más arty de un grupo ya de por sí inequívocamente arty. De entrada éso no tiene por qué ser algo que juegue en su contra, y siempre resulta loable la voluntad de intentar cambiar de tercio, pero definitivamente aquí las cosas no salieron todo lo bien que a ellos les hubiera gustado.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies