Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Maga
portada del disco Maga

El brillante debut en largo de Maga supone el feliz espaldarazo a las esperanzas que muchos habían depostiado en ellos tras el notable EP “Bidimensional” (Limbo Starr, 2001). El sonido del grupo, ya plenamente consolidado aquí, se reveló como un cruce perfecto entre aquello que una vez se dió en llamar indietronica (pop con bases electrónicas y guitarras) y la épica emocional de los Radiohead de la era "OK Computer" (Parlophone, 1997).

Se le podría reprochar al trío sevillano el hecho de que tanto la voz de Miguel Rivera como sus letras (y las de Javi Vega) sean algo parecido a un acquired taste, aunque lo cierto es que hay poco o nada que objetar a canciones tan redondas como, por ejemplo, las tres que abren este disco.

“Diecinueve” es todo un himno al amor más íntimo y pleno, al más auténtico y, por qué no, al más cursi. La letra es tal vez la más representativa de la estética del grupo (“y dormíamos tan juntos que amanecíamos siameses, y medíamos el tiempo en latidos”... acquired taste, recuerden) y el estribillo es de esos que te atrapan y ya nunca te sueltan. Como el de “Agosto esquimal”, tal vez la canción más popular del grupo. “Celesta” remata con otra melodía perfecta el trío de jitazos del arranque, pero es que… ¿estoy loco o “Piedraluna” y “Swann” son puro glam, vía Bowie?.

La épica de “Como nubes a mi té” quizás tenga más que ver con Radiohead que con Bowie, aunque el grupo también se permite algún que otro desbarre psicodélico digno de unos aplicados aprendices de Spiritualized (“Helás”, “Primer vuelo”).

El único “pero” que se le podría poner al conocido como “disco blanco” de Maga sería el de la producción. Paco Loco no suele fallar, pero uno tiene la sensación de que algunas de estas canciones pedían a gritos un sonido menos austero. Personalmente he de admitir que tampoco me  entusiasma el hecho de que la acústica “Vacaciones de un minuto” finiquite el álbum con una referencia a “Amélie” (Jean-Pierre Jeunet, 2001), aquella “película para algunos (estaban equivocados), ladrillo para otros (estábamos en lo cierto)”, según el añorado (televisivamente hablando) Antonio Gasset.

Pero ya hablamos antes sobre los gustos personales, ¿no?.

Compartir

Otros Discos

Comentarios

foto del usuario ralimiraflori
ralimiraflori
24 diciembre, 2009 at 01:11

Quizás se notan demasiado las influencias de Thom Yorke y cía, pero sólo por letras como la de “Piedraluna” éste LP ya merece la pena. Un disco para escuchar con cascos.

foto del usuario Raúl Alonso
Raúl Alonso
24 diciembre, 2009 at 01:29

A mi es el disco de Maga que más me gusta, le tengo cariño por la época en que me pilló, recuerdo que me gustaba mucho “Agosto esquimal”, pero creo que si me lo pongo ahora sonaría un poco pasado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies