Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Lupers vs Greasy and Grizzly
portada del disco Lupers vs Greasy and Grizzly

Finalmente lograron las dos bandas cántabras, Lupers y Greasy & Grizzly, cumplir el deseo que tenían de editar un disco compartido. Reconocen los primeros haber sido fans de los segundos mucho antes siquiera de considerar la posibilidad de embarcarse en proyecto musical alguno.

La portada ilustra el pretendido combate entre los dos grupos. Dos púgiles con cabeza de animal peleando a puño descubierto en un diseño del estudio Mutta (del entorno de Lupers). El animal que eligen estos es el wombat, un marsupial australiano, al que dedican precisamente una canción del disco. El caso de los Greasy & Grizzly era más evidente e inmediato: un oso.

Grabaron Lupers en febrero de 2017 en los Drive Division Studios, como suelen, y fue su responsable, Alex Pis, el encargado además de mezclarlo y masterizarlo.

Su música sigue siendo una combinación curiosa entre la aparente suavidad que confieren las voces de Van y Miguela cuando están en el tono melódico de "Quiero ser un wombat" o "Casado" y la actitud desafiante y agresiva que pueden tener cuando se trata, por ejemplo, de "Tu hija no come". Una especie de bipolaridad que no se restringe a las voces, porque la misma música parece oscilar entre aparentes treguas y beligerancia manifiesta. "Mi novio es un hater" tiene un poco de todo eso.

Uno diría que Lupers es un poco el resultado de esa simbiosis, la que mezcla en un tema como "Panoli" la dureza musical (tono de La Guerra de las Galaxias incluido) con cuestiones más ligeras en la letra: un tipo al que se le cuela la gente en la cola.

Son ellas las que capitalizan la narración de las historias que relatan Lupers en sus canciones. Bien por quejarse de que el novio es un hater, porque preguntan por José, al que no ya ven de marcha por las noches porque se ha casado con la zorra aquella o porque en tono caribeño hablan de su vagina. Incluso cuando explicaban la predilección por el wombat mencionaban su aparente vaguería y predilección por no hacer nada, hasta tal punto de que en algunos casos las mujeres australianas utilizan el término de manera despectiva para referirse a la actitud pasiva en casa de sus parejas masculinas.

Hay huecos para gamberradas de las que les gusta, como "Jari x el chat" o "No sé hablar normal" e incluyen una versión de "My shadow" de Jay Reatard, que adaptan ellos de forma muy personal para elaborar "Casado".

Por su parte, Greasy & Grizzly grabaron y mezclaron en Guitar Town Recording, el estudio que tiene Hendrik Röver (Los Del Tonos) en Muriedas (Cantabria). La masterización la dejaron en manos, al igual que Lupers, de Alex Pis.

El tono general de su música recuerda algo a una versión cruda de Southern Culture on the Skids. Músicalmente más ásperos que Lupers, se tiene la sensación de estar oyendo revisiones de rock sureño norteamericano, de pantano.

"Quiero más" arranca con cuerpo de rock and roll clásico tocado por una banda de garaje haciéndolo grasiento y chillón. Como si hubieran reducido a sus esencias la propuesta de los primeros discos de Los Enemigos o a los ya mencionados Los Del Tonos. Ejemplo extremo de ello es la versión que hacen del tema "Tutti Frutti" de Richard Penniman.

Y es que lo suyo es eso, es rock, y por eso componen cosas como "Amo a Lee Brillaux" y cuando se acercan musicalmente a ambientaciones ligeramente surf, es para aprovechar y poner su condición cantábrica por delante para hablar de su preferencia por la montaña en "No me gusta la playa". Porque la playa es "sal en los huevos" y "arena hasta en el ojal".

Sí, tienen letras gamberras e incorrectas, como estas cuestiones del mar y las de "Quiero ser negro", y también acertadas y mordaces como las de "Liberal", una canción, al menos en el título, con la que parecen haberse puesto de acuerdo con Lupers, que también incluyen una.

A pesar de todas esas referencias norteaméricanas antes citadas y la inclusión de un tema cantando completamente en inglés, "Dancing & drinking", con "Calimotxo" parecen querer huir de cualquier encasillamiento con maneras y temáticas exclusivamente foráneas.

Un disco entretenido de dos bandas amigas con unas muy personales maneras de entender esto del rock and roll.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies