portada del disco Los Idiomas Vivientes

El debut de Meteosat de la mano del sello indie Elefant Records, que con muy buen ojo se pone a la cabeza de todo el movimiento de nuevo pop español, más tarde denominado tontipop, nocilla pop o acné-pop, en algunas de las etiquetas más ridículas de la prensa musical mundial. No es difícil adivinar el porqué es justo Elefant la que lidera esta avalancha de grupos pop en español, puesto que al programa de radio del capo del sello Luis Calvo llegaban montones de maquetas de grupos surgidos al calor del movimiento.

Con toda la efervescencia tras el impacto de la aparición de Los Fresones Rebeldes (su importancia está aún en trance de ser calibrada más que en el aspecto puramente temporal), se crea una escena espontánea de grupos que trataban de seguir su modelo abierto, en primer lugar, y luego otro derivado de este que tenía sus bases en las pequeñas joyas que iba editando el sello albaceteño Spicnic. Cosas como Meteoro, Astrogirls o Intronautas y tantos y tantos grupos surgidos de los fundacionales Terry IV o desde su área de influencia. Entre estos se contarían Meteosat.

Elefant edita un vinilo rosa chicle (y también en compacto) tres canciones producidas por David Rodríguez (Beef). En todos los discos de Meteosat compiten lo bueno y lo malo, en este caso gana lo bueno. Una de sus mejores canciones es “Rescate espacial en Alfa-Centauro”, que abre el EP, crónica festiva de un astronauta perdido en el espacio como aquel que retrató muchos años antes Bowie y unos pocos más tarde los Pegamoides en “Otra dimensión”, pero apartando la melancolía de estos por una narración casi cinematográfica en una canción que, lastrada por una instrumentación demasiado minimalista y sonidos con fecha de caducidad, sabe sobreponerse y es una y mil veces disfrutable.

El disco continúa con la boba “Loco por los tiestos”, una especie de plasmación musical del landismo, y la divertida pero demasiado atada al momento “Radio España 2000”. Tanto ésta como la primera serán recuperadas para el disco en formato LP de la banda, "Espunk!" (Universal, 2000).

En resumen, una más que estimable muestra de un sonido que no era más que el reflejo de una forma de entender la vida en aquel momento. Aunque sólo fuese por negarse a crecer.

Compartir

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies