Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Los Diarios de Petróleo
portada del disco Los Diarios de Petróleo

Por mucho que sea un ajuste de cuentas con el pasado, "Los Diarios de Petróleo" (Chewaka, 2002), el tercer disco de Chucho, es sobre todo la aplicación de las teorías de Alfaro en su propia piel. Aquí ya no son los protagonistas seres inventados o basados en hechos más o menos reales que sufren, desean o resisten. Aquí es quien canta quien habla directamente de sus demonios o de su felicidad (porque también la hay).

Concebido en principio como un doble álbum, el disco se reparte en un largo de quince temas y tres EP "satélites" publicados en fechas diferentes, pero que forman parte de la misma obra. El título alude al lugar de trabajo de Fernando Alfaro, una gasolinera propiedad de su familia donde compuso estas canciones. Para la producción Chucho elige otra vez a Kaki Arkarazo, con quien había co-producido el anterior "Tejido de Felicidad" (Chewaka, 1999), y para ello se fueron al País Vasco a grabar esta obra tan clave dentro de la discografía del grupo. Para añadir más instrumentos fichan a Emilio Abengoza que se encarga de los teclados y del piano.

Los claroscuros de este disco se reparten en cuatro fragmentos. En el fragmento principal hay quince canciones, más una escondida (la emotiva "A todos los amigos que he perdido"). Un disco que abre hablando de la muerte, -un tema muy presente en este trabajo-, "Cataratas de sueño", que da un giro al final con una alegre trikitixa. Sin embargo, la celebración de la parte positiva de la vida protagoniza muchas historias dentro del disco, desde "El secreto de la ciencia" a "Demasiada poca gente" o esa simpática canción dedicada a sus propias hijas, "Chapoteosis de chiquillos en la bañera". Amor, caos, cosas así y una nueva vida que celebra Fernando Alfaro.

Sin embargo, a mitad del disco, el recuerdo va asaltando al narrador y en algunos casos el homenaje al pasado es hermoso y entrañable, como en "Mi padre", o doloroso, como "Ricardo ardiendo" y la brutal "Extrarradio". Hay muchos más pasajes autobiográficos o que al menos parecen que habla en primera persona: "De aire", o "Abre todas las ventanas", una historia que casi acaba con la vida de su protagonista.

Los fragmentos "adosados" a esta obra, I, II y último, están encabezados por canciones del fragmento principal. Y bien elegido para abrir el último EP está "Visión Rayos-X", majestuosa pieza de sorprendente final en el que se divaga sobre la elección ante la madurez: la soledad y el hedonismo, o entregarse a ese amor redentor que tan bien Alfaro es capaz de pintar.

A pesar de no formar parte de la obra principal, el resto de temas podían haberlo hecho en su gran mayoría. No son simples Caras B. "El colector de fluidos", o ese fantasma del "78" (Virgin, 1997) llamado "Tocado, hundido" tienen la misma importancia en esta obra autobiográfica.

Curiosamente, también hay una composición de los principios de Surfin' Bichos, "A Morte", y "Cielos despejados" de Isabel León, pareja de Fernando Alfaro, que sigue tocando teclados y haciendo coros con Chucho. "Cráter" es una canción destrozante, como aquella "Mis huesos son para ti" que hizo con Surfin'.

La nostalgia en "Los Diarios de Petróleo" es un sentimiento persistente. Un disco que seguramente dejó extenuado por cantidad y por profundidad a su autor. Un testimonio de una vida dedicada a la música y al amor, sobre el que comenzar de nuevo.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies