portada del disco Los Contentos 2

Para su puesta de largo Los Contentos nos entregan diez canciones, cinco en cada cara del vinilo, que mantienen sus esquemas iniciales. Nos encontramos con garage, rock, ritmos truculentos y mucho fuzz.  El sonido mejora considerablemente con respecto a su anterior entrega, “Los Contentos” (Sons Galiza, 1988), perdiendo gran parte de la suciedad de este.

Un trabajo que de nuevo es editado por Sons Galiza y de nuevo grabado con Eloi Caldeiro. Para la grabación, cuentan con Juan Martínez, el hermano de Jorge Martínez de los Ilegales y bajista de Makin’ Bacon. Como técnico de sonido cuenta con José Manuel Tasende, quien a principio de los 80, formó parte de la formación de Carballo (A Coruña), Metro.

La grabación se desarrolla en los nuevos estudios de Sons Galiza durante dos semanas. Los Contentos graban diez cortes, cinco para cada cara del vinilo, en los que mantienen sus esquemas iniciales. Entre ellos dos versiones: “Ramblin’ Rose” vía MC5 y la adaptación al castellano del “You gotta take that girl” de 13th Floor Elevators rebautizada como “No la dejes marchar”. El trabajo que realizan con ella es realmente meritorio y el resultado muy emotivo.

Abren con “El secreto de mamá”, un medio corte tranquilo con una luminosa guitarra española y dulces coros redentores. La oscuridad llega con “Noctifer (Canción del vampiro)” para suavizarse de nuevo con la enérgica “Off run”, sin duda uno de los mejores temas del disco.

En “I wanna be your slave” se observa una clara evolución en su sonido, los arreglos mejoran y la interpretación vocal de Fran gana enteros. Sin ningún tipo de dudas, “Dirty nose” es un temazo en toda regla, uno de esos cortes que por sí solos justifican la compra de un disco. Ruido y suciedad, una armónica que pone los pelos de punta y unas guitarras al borde de un ataque de nervios.

F sin descansar” rebaja toda la tensión generada, estamos ante un medio tiempo cercano al pop siniestro pulido con apacibles coros femeninos y dóciles punteos de guitarra.

Completan el largo con dos versiones acertadas, “Ramblin’ Rose” vía MC5 y la adaptación al castellano del “You gotta take that girl” de 13th Floor Elevators rebautizada como “No la dejes marchar”.

Como anécdota decir que el disco venía con un single de regalo que sólo contenía un corte, “No la dejes marchar”, ya que la Cara B estaba en blanco.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies