Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: l.o.l.a.
portada del disco l.o.l.a.

El disco de debut de L.O.L.A. fue recibido por la crítica musical como una gran promesa a la que auguraban un gran éxito de ventas. No fue así, más bien todo lo contrario, pasó totalmente desapercibido suponiendo el fin de la aventura del grupo. Lo cierto, sin embargo, es que parecía una buena idea. Propuestas de sonido muy similar estaban triunfando a lo grande, como La Oreja de Van Gogh, o triunfarían en pocos años.

Se trataba de una voz femenina -una buena voz, además-, aunque un poco “académica” y falta de personalidad, algo que se puede atribuir a la falta de tablas. La cantante, eso sí, estaba arropada por músicos de gran experiencia y cierto prestigio bien ganado tras años de dedicación profesional. Estos músicos conformaron una base rítmica muy sólida, de pop rock clásico y un sonido de guitarras enérgico y muy brillante, gracias al buen hacer de Manolo Mené. Todo ello con un sonido potente pero limpio, una producción sencilla capaz de llegar a todos los públicos sin perder la sensación de sinceridad, sin sonar a producto prefabricado, y unas canciones simples, sin grandes complicaciones, fáciles de escuchar, y alguna de ellas con el suficiente gancho como para poder sonar tranquilamente en radiofórmulas; con ritmo, fuerza y melodías pegadizas y letras un poco convencionales, pero bien construidas. Así, “Al otro lado”, “Cartas en blanco”, “Muñeca rota” o, sobre todas, “Lunática”. Pop rock comercial sin caer en un sonido blando y ñoño.

En fin, no es que ofrecieran nada novedoso o imprescindible, pero sí canciones muy correctas, agradables y vendibles como las citadas o “Deja de jugar” o “La última pared”. El caso es que pese al buen directo y a las buenas vibraciones que despertaba en la crítica, el triunfo comercial no llegó. Es más, ni muchísimo menos, ya que el disco pasó desapercibido por completo, a lo que contribuyó la escasa promoción.

Cabe preguntarse qué hubiera pasado de no haberse roto la posibilidad de editar el disco con Polygram, si las cosas hubieran cambiado. Pero lo cierto es que el nuevo equipo de Universal no confió en este trabajo, tal vez por verlo en una especie de tierra de nadie, ni suficientemente comercial para atraer al gran público, ni todo lo potente y rockero que sería necesario para dirigirlo al mercado del pop alternativo e independiente. O, tal vez, simplemente, que los gustos iban por otro lado, hacia sonidos de rock más alternativos y arriesgados: no era todavía momento de volver a este “pop español de toda la vida”.

Sea como fuere, el disco pasó sin pena ni gloria y el grupo se quedó por el camino, volviendo cada uno a lo suyo.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies