portada del disco Lo Malo Es... Ni Darse Cuenta

Decía Don Francisco Umbral cuando le concedieron el Premio Cervantes que su prosa no cambiaba ni un ápice dependiendo de lo que tuviera entre manos; que Umbral era Umbral y que venía siendo lo mismo hiciera un artículo o una novela, lo único que variaba era la extensión, como la de un mantel y un retal. La misma tela en diferentes cantidades.

Permítaseme la osadía de comparar ambas figuras, pero hablar de Rosendo es casi hablar de un caso calcado al de Don Francisco; Rosendo es siempre Rosendo, bien en baladas, acelerones o medios tiempos.

En este disco (duodécimo de estudio ya) seguimos teniendo el punto de reggae ya clásico que se torna casi imprescindible de cada disco. Tenemos guitarras sinceras marcando bien territorio “Atajo de cobayas” o “Acogote” y su homenaje a “Don Quijote” (1605), de Miguel de Cervantes o la brillante “Cada día” (en serio que esta es tremenda), y sorprenden un poco las secuencias de acordes sencillas de “Periférico”, o la algo extraña pero no por ello menos interesante “Salir de la maleza” coescrita con su hijo Rodrigo Mercado que da el cierre al disco.

Un disco que pone broche a dos décadas de carrera en solitario.

Compartir

1 2

Otros Discos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies