Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /home/lafonote/public_html/wp-includes/plugin.php on line 601
LaFonoteca, Disco: Lions in Love
portada del disco Lions in Love

Ritmos funk y psicodélicos, sonidos arabescos, guitarra española de José Miguel Habichuela y un recitado del genial Poch. Así comienza este debut homónimo de Lions in Love, grabado en los estudios Kirios de Madrid a finales del 89, principios del 90: con "Tanto, tanto", reflejo absoluto de la amalgama de sonidos que la banda va a facturar. Un sonido ecléctico y rico en matices, en el que destaca como papel protagonista el genial aporte que supone el saxo de Willy Crook.

Se da luego paso a la lisergia de "Hypnoparty", a cuyos teclados se encuentra El Reverendo, y su esencia festiva con miras hacia la pista de baile, siguiendo la estela de bandas como Stone Roses, Happy Mondays o Primal Scream.

Pero será por el corte tercero por el que sin duda será recordada esta formación. Es "Pulseras" una de esas canciones tocadas por la varita mágica. Una composición con, de nuevo, el saxo de Willy Crook haciendo diabluras, y una Stefanie más sugerente que nunca cantando una letra ensoñadora que hipnotiza como un mantra. Simplemente genial.

"Rock & rythm" está influenciada de nuevo por el funk y el blues, otra vez muy en la onda de los de Ian Brown. Con "Mimos y pulseras" vuelve la guitarra española para, acercarse a un pop relajante y atmosférico con aroma a playa mediterránea, que podría asemejarse en intenciones a lo que formaciones posteriores como Chambao harán. Y es que la labor de pionera está ahí, más que presente. Lo mismo sucede en "Sad & alone", que regurgita cual mal sueño de manera inquietante desde su parte central hasta el final, creando un desasosiego realmente estresante, y en las atmósferas de "Gameland".

"Lacoudeme" vuelve a presentarnos una formación absolutamente vanguardista, una canción que por momentos recuerda a la experimentalidad electrónica, por su cadencia, a algunas composiciones de Bjork.

Se cierra con "Harzach", la más étnica, similar a un "Hava Nagila" pasado por la turmix. A destacar que la edición en vinilo corta en este tema, y en el CD se incluían versiones alternativas de temas del propio disco -dos del "Tanto tanto", y otra del propio "Harzach"-, y algunas extra -"Oxymore", de nuevo recordando a Bjork, "Behind the curtain", en una onda más funk, y la hipnótica "Hypnosly". Una manera de premiar a los compradores que se decantaban por el formato digital, y daban de lado a un trasto como el vinilo (hay que ver cómo cambian los tiempos). En los agradecimientos, personajes emblemáticos como Edi Caligari y a Ana Díaz.

Compartir

Otros Discos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias para facilitar tu navegación y una atención personalizada gracias a la información estadística que obtenemos tras analizar hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies